EDICIÓN MENSUAL - AÑO XXIII
Nº 259  ENERO 2021
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

ACTIVIDADES

Ediciones anteriores




REPORTAJES

LA BIODIVERSIDAD DE LA HOYA DE BAZA. SUS GRAVES AMENAZAS Y  SU CONSERVACIÓN. Por Juan Antonio Dengra

En el reportaje se destacan las singularidades y valores naturales del espacio geográfico conocido como Hoya de Baza.

Otros reportajes


Fichas DE PLANTAS

 

Etnobotánica de la Sierra de Baza. Cada mes una nueva ficha de plantas de la Sierra de Baza, con especial atención a su aprovechamiento y uso, desde siempre, por parte el hombre


Consejo de redacción

Únete a nuestro grupo en facebook

O siguenos a través del blog

 

Un año que ha estado marcado y condicionado por la grave pandemia del Covid-19 que estamos sufriendo a nivel planetario

 

© Proyecto Sierra de Baza

Pino silvestre en el paisaje nevado del Parque Natural Sierra de Baza.

 

Una vez que termina el año, nos gusta hacer un balance medioambiental del mismo, para compartirlo con todos vosotros y reflexionar en voz alta, con el poder de comunicación que tiene este importante medio que es Internet, para valorar, con el mayor rigor y objetividad posible, los aspectos que han condicionado el día a día de este espacio protegido que se llama Parque Natural Sierra de Baza.

El año 2020, a nivel planetario, también global de la Península Ibérica, ha sido un período que se ha visto condicionado por la grave pandemia del coronavirus (Covid-19) que estamos viviendo, lo que ha tenido importantes repercusiones en la economía, la vida social, y también en las actividades medioambientales y de naturaleza, de hecho durante el pasado año 2020 nuestra asociación, Proyecto Sierra de Baza, se vio obligada a suspender todo el programa de actividades que tenía previsto para este año, con lo que actividades clásicas como era nuestro Día del Bosque, que llevaba 16 años celebrándose de forma ininterrumpida con el arranque de la primavera, este año no pudo celebrarse y aunque se pensó en un principio aplazar esta actividad al otoño, al mantenerse la situación de alarma sanitaria por esta pandemia finalmente no ha podido celebrarse.

Pero pese a todo lo negativo que ha supuesto este año 2020 para las personas, la economía y la vida social, el año que termina ha sido también un año en el que a la naturaleza española se le ha dado un respiro. Con  el obligado confinamiento de la población española entre el 13 de marzo y el 20 de junio de 2020, se redujeron de forma ostensible la emisión de gases contaminantes y causantes del cambio climático, también se produjo un parón en actividades humanas agresivas contra la fauna silvestre, como era la caza o contra el medio ambiente, como es el abandono de basura en el medio natural, al cesar las visitas a estos espacios naturales, lo que ha sido el único aspecto positivo de este año, en el que acertadamente se ha dicho que el año 2020 ha sido ¡¡EL AÑO EN QUE LA TIERRA DIJO BASTA!! Aún cuando no ha sido suficiente para poder parar la espirar de destrucción a la que camina el planeta y ha sido un año, a nivel global de La Tierra, de los más calurosos, al tiempo que estuvo marcado por los grandes incendios (Australia, Costa Oeste de EE.UU., Suramérica, etc.) un año en el que han sido devoradas por el fuego millones de hectáreas forestales, con la muerte de cientos de millones de animales, todo ello con grave impacto global en la salud del planeta.

En el concreto caso del Parque Natural Sierra de Baza, se ha vivido también en el año 2020 un importante período de sequía, siendo especialmente secos los días comprendidos entre el 31 de julio y el 5 de septiembre, en el que estuvieron totalmente ausentes las precipitaciones, sin tampoco registrarse tormentas estivales en el entorno del Parque Natural Sierra de Baza, lo que condicionó la posterior falta de setas este año 2020 en el ámbito de la Sierra de Baza, donde prácticamente han estado ausentes estos frutos otoñales de la naturaleza.

 

Algunas actuaciones afrontadas por la administración

 

© Proyecto Sierra de Baza

Maquinaria acondicionando la pista forestal que discurre desde el Cortijo de Santaolalla (Cruz de La Chaparra) a Narváez.

 

La administración con competencia en la gestión de este espacio protegido, la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía, ha acondicionado algunos tramos de pistas forestales que se encontraban muy deterioradas y abandonadas, sin atenciones de mantenimiento en los últimos años, como ha sido la pista que asciende a los Prados del Rey por Narváez, que estaba intransitable a la altura de la Canaleja, como se ha acondicionado la pista forestal que pasando a la altura del Cortijo de Santaolalla (Cruz de la Chapara), lleva a Narváez, siendo un total de 45 kilómetros en los que se ha actuado en el ámbito del Parque Natural Sierra de Baza en el pasado año 2020.   

También han continuado, con mucha demora, los trabajos de restauración de las zonas mineras del macizo central, que arrancaron en el verano del año 2018, y que fueron anunciados tres años atrás (en 2015), y que tenían que haber finalizado en  el plazo máximo de un año. Trabajos de restauración que no se han completado hasta la fecha, pese a la magnitud del presupuesto, el que supera el millón de euros, y del que sigue faltando más información y transparencia a la población local, para conocer qué se está haciendo y, sobretodo, que se pretende hace, ya que lo visto hasta ahora han sido ingentes movimientos de tierra en una zona de máxima protección (Grado A) de este espacio protegido, que está en contra de su propia normativa legal, la que tanto vigilan –y sancionan- los responsables públicos de este espacio protegido, pero que obvian con inadmisible impunidad cuando se trata de actuaciones públicas, cuando “la Ley es igual para todos” y resulta aplicable tanto al ciudadano de a pie como a la administraciones públicas.

 

Ausencia de incendios forestales

 

© Proyecto Sierra de Baza

Panorámica invernal del Calar de San Sebastián desde el Calar de Casa Heredia. Sierra de Baza.

 

Un factor positivo a destacar en el año que termina, ha sido la total ausencia de incendios forestales en el territorio del Parque Natural Sierra de Baza, donde los equipos de vigilancia y control de incendios forestales han hecho una magnífica labor, pero también los visitantes y población  local han demostrado –de modo general- un gran civismo y respeto con las prohibiciones de encender fuego durante la campaña del INFOCA (del 1 de junio al 15 noviembre), colaborando de una forma positiva a que nuestros montes se hayan vistos ausentes del temido fuego.

 

Almudena Cano, nueva Directora-Conservadora del Parque Natural Sierra de Baza

 

© Proyecto Sierra de Baza

La nueva Directora Conservadora del Parque Natural Sierra de Baza Almudena Cano, a la derecha de la imagen, con la Delegada Territorial María José Martín y algunos miembros de la Junta Directiva de Proyecto Sierra, que asistieron a la presentación.

 

El pasado mes de junio,  se presentaba en el Centro de Visitantes de Narváez a la nueva Directora Conservadora del Parque Natural Sierra de Baza, Almudena Cano. Se trata de una  Ingeniera Técnica Forestal y Licenciada en Ciencias Ambientales, que ha trabajado en la gestión forestal, también ha sido coordinadora provincial del Plan de Lucha Integral contra la Procesionaria del Pino en Andalucía y tiene experiencia en la prevención y control de incendios forestales, habiendo sido subdirectora del operativo de lucha contra los incendios forestales, INFOCA, su último cargo en la Junta de Andalucía, durante los últimos ocho años, hasta que ha cubierto, como Directora-Conservadora del parque Natural Sierra de Baza, la vacante dejada un año antes por César Córdoba. Una designación en la que se puso mucha confianza desde Proyecto Sierra de Baza, tras la aciaga gestión de César Córdoba, aunque la nueva Directora-Conservadora sigue cometiendo los mismos errores que su predecesor de falta de comunicación con la población local y transparencia en su gestión, lo que es de esperar mejore a lo largo de los próximo meses.

 

La revisión de la obsoleta normativa que regula este espacio protegido sigue pendiente. También se sigue obviando la conservación, restauración y puesta en valor de la arquitectura popular, en gravísimo proceso de abandono y destrucción

 

© Proyecto Sierra de Baza

Construcciones en piedra, abandonadas y en grave estado de deterioro en la Sierra de Baza.

 

Dentro de las sombras de este año 2020, destacar como cerramos el año siguiendo pendientes de la renovación de la normativa de este espacio protegido, en  el que se da la grave paradoja de que carece de normativa específica en vigor en estos momentos  desde  hace ¡¡MAS DE CUATRO AÑOS!! Toda vez que su Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG), el que inicialmente fue aprobado por Decreto 101/2004, de 9 de marzo, con una vigencia temporal de 8 años, el que si bien fue prorrogado por posterior Orden de 9 de marzo de 2012 “hasta la entrada en vigor del Decreto de aprobación del nuevo Plan”, lo era hasta un máximo de 4 años más, plazo que venció en marzo de 2016, habiendo transcurrido con notorio exceso su plazo de vigencia temporal, por lo que desde entonces está sin vigor esta normativa que no obstante, de una forma ilegal, se sigue aplicando en todos los ámbitos restrictivos de derechos, con la irregularidad que ello supone. Sin que la administración competente haya cumplido hasta ahora sus previos compromisos de revisión de esta normativa.

 

El II PSD sigue pendiente

 

© Proyecto Sierra de Baza

Ovejas pastando en las proximidades de una chopera. Arroyo Bodurria. Sierra de Baza.

 

También se sigue destruyendo y desconociendo los valores y singulares de nuestro patrimonio cultural, sin tener presente que el 29 de noviembre de 2018, por la Convención de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, de la  UNESCO se incluían las construcciones en piedra seca en su “Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad”, una técnica constructiva que está muy bien representada en las construcciones vernáculas del Parque Natural Sierra de Baza, donde se encuentran en franco riesgo de desaparición, ante la pervivencia de una normativa urbanística rigorista y obsoleta, que está impidiendo la reconstrucción y reforma de las construcciones históricas, dando lugar a que se estén perdiendo, de una forma irreversible, los vestigios culturales del importantísimo patrimonio cultural que los miles de serranos que habitaron estas sierras hasta hace unos años nos dejaron y sigue sin cumplirse en la Sierra de Baza el mandato imperativo que se contiene para todo ciudadano de Andalucía en el artículo 155 (LOUA) relativo al “deber de conservar y rehabilitar” de todo propietario de una construcción rústica o urbana, lo que no solo no se cumple en la Sierra de Baza, sino que se está impidiendo, sin justificación alguna, por los gestores de este espacio protegido desaprovechar las enormes posibilidades que este espacio protegido tiene para el turismo sostenible o la educación medioambiental, con la correlativa posibilidad de creación de empleo en una época tan necesitada de ello, cerrándose el año sin ninguna concreta iniciativa de puesta en valor de nuestros patrimonios naturales ni culturales, que hayan partido de estas administraciones (en plural ya que incluimos todas, desde la local a la central, pasando por la provincial y autonómica), de cuya falta de implicación en la promoción y puesta en valor de este territorio tenemos que hacernos eco un año más, en el que sigue sin ver la luz el anunciado, desde hace varios años, II PLAN DE DESARROLLO SOSTEBNIBLE DEL PARQUE NATURAL SIERRA DE BAZA, una asignatura pendiente del anterior gobierno de la Junta de Andalucía, pero también del actual.