EDICIÓN MENSUAL - AÑO XXI
Nº 238 –  ABRIL 2019
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

ASOCIACIÓN

Ediciones anteriores




 

RUTA 4: RUTA DEL CORONEL MORENTE (ALDEA DE BENACEBADA Y BARRANCO DE LA TÍA)

Por José Ángel Rodríguez

 

© José Ángel Rodríguez

Panorámica de la aldea serrana de Benacebada, con la Calle de Abajo en primer plano, en el punto de arranque de esta ruta.

 

En el año 1998, vio la luz nuestra publicación “Guía Para Conocer y Visitar el Parque Natural Sierra de Baza”, la que incluía seis rutas de senderismo recomendadas para andar por el Parque Natural Sierra de Baza. Ahora, cuando han pasado 20 años, hemos vuelto a recorrerlas, para ver la situación en que se encuentran estos lugares y actualizar la información que publicamos sobre los mismos, lo que vamos a intentar hacer a lo largo de los próximos meses.

 

Hemos denominamos esta ruta como del Coronel Morente, en reconocimiento de ése gran conocedor y promotor de la vida rural y las bellezas naturales de la Sierra de Baza que es el Coronel de Infantería Don Francisco Morente Sánchez, con el que tuvimos el placer de recorrer esta ruta, por primera vez, el 14 de enero de 1.996.

Situábamos el punto de partida de esta ruta en la aldea de Benacebada, uno de los pocos lugares que aún quedan habitados en la Sierra de Baza. En nuestra “Guía Para conocer y Visitar el Parque Natural Sierra de Baza” destacábamos como era “Muy encomiable es la labor de recuperación de este medio rural que está llevando a cabo su actual alcalde pedáneo Angel-Antonio Sánchez González”. Ahora, 20 años después nos hemos vuelto a entrevistar con Ángel y se queja del mal estado en el que se encuentra el camino de acceso a la aldea, lo que hemos podido también constatar nosotros, particularmente tras el intenso paso de maquinaria pesada que ha estado trabajando a lo largo de último año y medio en la corta de pinos que se secaron como consecuencia de las plagas forestales que los afectaron, algo de lo que se puede ampliar información AQUÍ. También se quejaba el alcalde pedáneo de Benacebada de la cantidad de trabas que estaban teniendo para conservar y mantener sus casas y cortijos por parte de la dirección del Parque Natural Sierra de Baza, una situación que estaba condicionando muy negativamente la vida de la aldea.

Para llegar a Benacebada, debemos de tomar el Km. 13,200 de la A-334, la carretera que conduce de Baza a Huércal-Overa, a la altura del Polígono Industrial Puerta de Andalucía. Tras dejar la villa de Caniles, a unos 2 kms. de ésta población, tomamos un carril que se sitúa a la derecha de la A-334. Prácticamente frente al camino que conduce al anejo de Valcabra.

 

Para llegar a Benacebada se pasa por las Piedras de Vergara

 

© José Ángel Rodríguez

Piedras de Vergara, junto al camino de acceso a Benacebada.

 

Tras aproximadamente 24 Kms. por un camino de tierra, excepto los kilómetros finales que han sido asfaltados, y que se encuentra en muy malas condiciones para el tráfico rodado, por el intenso paso de maquinaria pesada, sin hacerse labores de mantenimiento, llegaremos a la aldea de Benacebada, punto de partida de esta ruta, dejando antes, a nuestra derecha, la aldea de El Moro y pasando por el mágico lugar de las Piedras de Vergara, que hemos encontrado especialmente seco este año ante la práctica ausencia de lluvias del pasado invierno.

Benacebada, es una bonita aldea de la Sierra de Baza, que conserva todos sus encantos serranos, habiendo resurgiendo en los últimos años, como comentaba en sus apuntes el Coronel Morente "el esfuerzo de reconstrucción de esta aldea es digno de tener en cuenta, pues de las ruinas en que quedaron convertidas muchas viviendas, resurgen nuevas casas y calles, recobrando el aspecto de vida que debió de tener en época anterior". Los vehículos deben de dejarse fuera de la aldea, al haberse tomado la acertada medida de hacerla una aldea libre del tráfico de vehículos como así figura a su  entrada.

 

© José Ángel Rodríguez

Las fuentes son abundantes en Benacebada.

 

Una vez en Benacebada, tras dejar estacionado nuestro vehículo a la entrada de la aldea, nos dirigiremos a la parte inferior de la aldea, dirección sur, donde en el límite con los antiguos terrenos de labor de la aldea localizaremos una calle que se denomina calle de Abajo. En uno de los extremos de esta calle, en la parte más orientada hacia poniente, encontraremos una fuente, la que aparece en la imagen que reproducimos y junto a la misma una casa de cuya parte posterior, arranca el camino que debemos de tomar en este recorrido.

Por este camino, muy llano y cómodo en este tramo, caminaremos durante aproximadamente un kilómetro, dejando a nuestra izquierda antiguos terrenos de cultivo de la aldea, que tendremos ocasión de contemplar con más detenimiento a nuestro regreso, mientras que por la derecha el terreno es montuoso y de vegetación más escasa.

 

La originaria senda de acceso a la cumbre ha quedado perdida entre la vegetación

 

© José Ángel Rodríguez

Por este lugar, conocido como Loma de Enmedio, por situarse entre dos barrancos, discurría la antigua senda de acceso a la cumbre. Hoy en día ha desaparecido entre la maraña de la vegetación que la tapa.

 

Tras recorrer este primer tramo, llegaremos a un punto en el que el camino cruza el Arroyo de Benacebada. Continuaremos por este camino río arriba, dejando el curso del agua a nuestra derecha, durante unos 300 metros, pasando por una interesantísima zona de hermosos cerezos silvestres (Prunus avium), que se emplazan a la izquierda de nuestra marcha, con troncos muy gruesos, altos y cilíndricos. Al final de este pequeño tramo, llegamos a un lugar donde confluyen todos los barrancos de esta subcuenca: el barranco llamado de La Hacilla de la Fuente (también conocido como de Las Cabañas), el Barranco Caenas (igualmente llamado de La Majadilla) y el de la Tía Petra, más conocido sólo por "La Tía", por el que discurría nuestra originaria ruta, pero la senda que utilizaban los serranos para bajar el grano desde la cumbre, la hemos encontrado muy abandona y los aznachos y zarzas la han invadido haciendo imposible el paso por la misma. Una gran pena, ya que era una senda preciosa, acondicionada con grandes lajas de pizarra, para que no se hundieran en la tierra húmeda las caballerías cargadas de grano que bajaban de la zona de Beneroso y la Cañada del Gitano, por lo que hemos previsto un recorrido alternativo buscando el camino que asciende hasta el Cortijo del Tío Puntas y cuando termina el camino buscar la divisoria de la cumbre y seguir hasta el Peñón de El Cuervo, que con sus 1973 es el techo de la ruta y desde donde podemos tener unas magníficas panorámicas.

 

© José Ángel Rodríguez

Barranco de la Tía desde la parte alta, con la aldea de Benacebada al fondo.

 

El Peñón de El Cuervo, es uno de los rincones que más han despertado la ilusión de los serranos de encontrar un rico tesoro, que les permitiera superar los duros trabajos que para subsistir debían afrontar diariamente. Relata la leyenda, algunos dicen que es una historia real, que en fechas que se sitúan en el mes de noviembre del ya lejano año 1.489, cuando la ciudad de Baza estaba duramente sitiada por los Reyes Católicos, viendo los sitiados que la rendición era inminente, pretendieron sacar de la ciudad los tesoros que poseían y de este modo evitar que cayeran en manos de sus vencedores. Para ello cuentan que uno de estos árabes, sacó de la ciudad, por la noche, una gran parte de los tesoros que poseían, que cargó en un caballo, pretendiendo cruzar la sierra en dirección a Almería, que aun no se había rendido, para poder poner a salvo el tesoro bastetano; lo que cuenta  la  leyenda  no  pudo  hacer,  al  ser alcanzado y muerto en este lugar por sus perseguidores que, sin embargo, no pudieron recuperar el tesoro que dice que el moro escondió en este lugar.

La leyenda, o historia real, ha levantado durante muchos años el interés de los serranos por encontrar este tesoro de modo que es frecuente localizar en este paraje innumerables agujeros que los serranos hicieron buscando el tesoro que nunca nadie encontró. De hecho este paraje, en el Mapa Topográfico Nacional, es denominado como "El Moro", en posible alusión a este episodio.

A lo largo de esta ruta, en la que se alternan los episodios que forman parte de las más entrañables leyendas serranas, con algunos de los más tristes sucesos acontecidos a los habitantes de esta zona, tendremos ocasión de contemplar una de las vegetaciones más interesantes y al mismo tiempo desconocidas de esta sierra: la formación arbustiva de aznachos o rascaviejas (Adenocarpus decorticans) que adquiere especial número y densidad en este paraje, dando lugar a la formación vegetal localmente conocida como aznachal.

 

Objetivos de esta ruta:

 

© José Ángel Rodríguez

Excepcionales ejemplares de aznachos o rascaviejas (Adenocarpus decorticans) podemos encontrar en esta ruta.

 

1) Contacto con la vegetación local propia de la zona silícea, nevado-filábride, de espinal-aznachal.

2) Observación de interesantísimos ejemplares de cerezo silvestre y majoletos, junto a otros caducifolios.

3 Analizar el paso de los diferentes pisos bioclimáticos en función de la altitud; y,

4) Por último, apreciar las incidencias de la antropización de estos terrenos.

 

Cartografía

 

Pinchar en la imagen para ampliar.

 

 Estas rutas quedan comprendidas dentro de dentro de las Hojas número 1.012-I (Los Frailes); 1.012-II (Los Santos); 1.012-III (Fiñana); y, 1.012-IV (Calar Alto). Todos ellas escala 1:25.000, del Mapa Topográfico Nacional. Es básica la de Los Frailes, las otras son complementarias., representándose la misma en este mapa del que es autor el Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, Juan Ismael Lozano, en el que se ha marcado con una flecha de color amarillo el punto (Boca de los Barrancos) donde debemos ignorar el trazado programado en 1998, al ser impracticable en la actualidad, y ascender por el camino que lleva al Cortijo del Tío Puntas y desde allí seguirlo hasta la divisoria, buscando la cumbre del Peñón del Cuervo, el objetivo de esta ruta.