EDICIÓN MENSUAL - AÑO XIX
Nº 218 –  AGOSTO  2017
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

MURCIÉLAGO DE BOSQUE

(Barbastella barbastellus)

 

 

© José Ángel Rodríguez


La característica forma de las orejas, triangulares, cortas y anchas y casi unidas por la base de su borde interno, es el rasgo más identificativo de esta especie.



FICHA TÉCNICA



Orden: Chiroptera.

Familia: Vespertiliónidos.

Género: Barbastella. Género integrado por tan solo dos especies en el mundo, de la que solo B. barbastellus está presente en Europa. La otra especie, B. leucomelas, es difícil de diferenciar de la que nos ocupa, y aún se discute la posibilidad de que se trate de una subespecie.

Especie: Barbastella barbastellus (Schreber, 1774).

Subespecies presentes: Recientemente se ha definido una subespecie que vive en las Islas Canarias (B. b. guanchae).

Longitud de la cabeza y cuerpo, sin incluir la cola: entre 45 y 58 mm.

Longitud de la cola: de 38 a 52 mm.

Longitud del antebrazo: de 36,5 a 43,5 mm.

Peso: de 6 a 13,5 gramos.

Status de la especie: Protegido. Especie vulnerable catalogada de interés especial (categoría II del R.D. 439/1990 de Especies Amenazadas). Catalogada de interés comunitario en el anexo II del RD 1977/1995 de espacios Naturales, para cuya conservación es necesario designar zonas especiales de conservación. Incluido en el Catálogo Andaluz de Especies Amenazadas (Ley 8/2003 de 28 de octubre de la Flora y Fauna Silvestre). En el Libro Rojo de los Vertebrados de España (1992) se considera una especie insuficientemente conocida, y en el de Andalucía (2001) como “Vulnerable a la Extinción”.

 


DESCRIPCIÓN DE LA ESPECIE



Murciélago con un aspecto muy particular, caracterizado por sus orejas, triangulares, cortas y anchas y casi unidas por la base de su borde interno. Esto hace que sea difícil confundirlo con otras especies ibéricas.

Considerado como una especie de tamaño medio, el murciélago de bosque tiene un peso que oscila entre lo 6 y los 13,5 gramos. Su pelaje es largo y abundante, de un color muy oscuro, casi negro y con las puntas blanquecinas. Por ello, algunos autores lo califican de “escarchado”. Los jóvenes muestran un color gris oscuro o negro apagado

El murciélago de bosque vive en Eurasia, desde Portugal, Irlanda y el sur de Inglaterra hasta Ucrania, Armenia y el Cáucaso. Por el norte alcanza Escandinavia meridional, Letonia y Bielorrusia. También vive en las islas Canarias y el norte de África.  Sus límites en el este están menos claros, ya que se le ha confundido durante mucho tiempo con su congénere, B. leucomelas, que viviría en casi toda el Asia templada. En la Península Ibérica su presencia está fundamentalmente limitada a los sistemas montañosos de la mitad norte, aunque también se localizan algunas poblaciones aisladas por el sur, como ocurre en la Sierra de Cazorla y Sierra de Baza. También está presente en las islas Canarias y Baleares.

En cuanto al rango altitudinal, se ha localizado desde las montañas del prelitoral de la zona de Castellón y la costa de Almería hasta los 2.260 metros de altitud en Los Pirineos.

Considerada como una especie silvícola, encuentra su óptimo en las zonas forestales aunque también puede localizarse en medios humanizados como edificios abandonados o iglesias. Sin embargo, prefiere refugiarse en oquedades naturales de árboles viejos. A pesar de ello, en el sur de su área de distribución podría estar más ligado a la presencia de grandes poblaciones de lepidópteros que a los medios forestales, ya que se conocen poblaciones en áreas de escasa cobertura vegetal, como las tierras bajas de las islas Canarias o en zonas pantanosas de Mallorca.

Para la hibernación, que comienza en octubre o noviembre, selecciona zonas próximas a la entrada en cuevas o minas abandonadas, siendo más raro que se instale en huecos de árboles. Aguanta temperaturas muy bajas, prefiriendo refugios en los que no se superan los 5º C, y llegando a aguantar los -3º C. Mientras que en la península Ibérica sólo se encuentran en este periodo pequeños grupos o animales aislados, en Europa Oriental se conocen colonias invernales de hasta 1000 animales.

Muestra una clara filopatria o tendencia por ocupar todos los años el mismo lugar en que han nacido. Sin embargo, se han detectado desplazamientos de hasta 300 km.


DATOS DE LA ESPECIE

 


© José Ángel Rodríguez
Ejemplar adulto de murciélago de bosque.



Longevidad: La media está próxima a los seis años, siendo el máximo registrado el de 23 años.

Celo: Durante el otoño e incluso durante la hibernación.

Gestación, parto y lactancia: Es una de las pocas especies de murciélagos ibéricos que suele parir dos crías, normalmente a mediados de junio, y en colonias pequeñas, que no suelen reunir a más de 20 hembras, aunque a veces pueden agrupar a un centenar. Durante la época de cría los machos permanecen apartados de la colonia de reproducción, viviendo en pequeños grupos.

Madurez sexual: Lo normal es que tanto el macho como la hembra alcancen la madurez sexual en el segundo año, aunque las hembras pueden ser algo más precoces.

Alimentación: Análisis de excrementos han puesto de manifiesto como consume fundamentalmente lepidópteros. La captura de coleópteros es más rara debido a que sus pequeños dientes no le permiten comer insectos de cutícula dura.

Hábitats: Circunscrito de modo fundamental a áreas forestales, al menos en Europa central y occidental. Sin embargo, parece haber pruebas de que estaría más ligado a la presencia de grandes poblaciones de lepidópteros que a los medios forestales, ya que se conocen poblaciones en áreas de escasa cobertura vegetal, como las tierras bajas de las islas Canarias.

Indicios: No se han definido indicios que señalen con claridad su presencia.

Enemigos naturales: No suele ser víctima de depredadores naturales, ni suele aparecer en las egagrópilas.

Problemáticas: La deforestación, así como la destrucción y fragmentación de hábitats naturales constituyen su mayor amenaza. Resulta especialmente importante, especialmente donde los bosques viejos son escasos, conservar los árboles añosos, aunque estén muertos. La ingesta de insectos intoxicados también incide sobre la especie.

 

EL MURCIÉLAGO DE BOSQUE EN LA SIERRA DE BAZA



En Andalucía, el murciélago de bosque sólo se conoce a través de capturas aisladas en Cazorla, Sierra Nevada y el valle bajo del Andarax (Almería). El único lugar en el que hay pruebas de lo que podría ser una población estable es la parte alta de la Sierra de Baza, donde se han capturado animales en invierno y en la época de cría. Las capturas se realizaron en las minas de la zona de los Prados del Rey y el cerro Santa Bárbara.

La presencia de ejemplares de ambos sexos y la escasa movilidad de esta especie nos hacen sospechar que deben de reproducirse en huecos de los pinos viejos que existen en el entorno. En cualquier caso, se debe de tratar de poblaciones muy pequeñas y, sin duda, es uno de los elementos faunísticos más interesantes del Parque Natural.

 



Texto: José Antonio Garrido García

 
© 2006 PROYECTO SIERRA DE BAZA Todos los derechos reservados