EDICIÓN MENSUAL - AÑO XIX
Nº 219 –  SEPTIEMBRE  2017
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

Pinos abanderados del Parque Natural Sierra de Baza

© José Ángel Rodríguez

 

Ejemplares abanderados de pino laricio en la zona del Calar de la Boleta, tras una intensa nevada. Diciembre-08

Para visionar la imagen a gran formato o descargarla a máxima resolución, pinchar en el siguiente enlace:

 

 

http://farm4.static.flickr.com/3261/3138241254_24ae3d0d09_o.jpg

 

AGUANTANDO EL TEMPORAL. Con el tronco retorcido por el viento que ha tenido que soportar a lo largo de los inviernos, este grupo de pinos salgareños (Pinus nigra), soportan un temporal de nieve, recordándome, su silueta que se recorta con el Calar de la Boleta al fondo (2.225 m.), la imagen de unos nómadas que caminan por un desierto entre una tormenta de arena.

 

El hecho de que estos pinares se localicen a más de 2.000 metros de altitud, hace que los mismos tengan que soportar unas condiciones de vida extremas, como son las temperaturas inferiores a los 20º bajo cero en los meses invernales y particularmente unos vientos extremos, por lo que adquieren una peculiar y característica forma inclinada por el viento, de donde toman el nombre popular de abanderados.

 

Los árboles de la imagen parece que se han adaptado en su altura y porte al desnivel de la montaña que hay tras ellos, lo que aparece motivado por el hecho de que la misma actúa como barrera de freno del viento, de modo que en la parte más baja deja pasar la montaña más viento e impide ello el crecimiento de los árboles.

 

LA IMAGEN: Fue tomada en la mañana del pasado 20 de diciembre de 2008, en la cara norte del Calar de la Boleta (al fondo de la imagen), en las inmediaciones del Prado del Mayoral (Parque Natural Sierra de Baza) a unos 2.100 metros de altitud, tras acceder peatonalmente a la zona, cuyas pistas forestales estaban bloqueadas por la nieve y hielo.

 

COMO SE HIZO: Cuando tenemos la suerte de asistir a un fenómeno extraordinario, como ocurrió en este caso, una copiosa y reciente nevada, tenemos que intentar sacarle el mayor partido posible a ello y más sin concurren unas circunstancias lumínicas especiales como en este caso así era: la intensa nevada dio paso a unos días soleados y despejados con un paisaje muy limpio. Como los árboles estaban alejados de nuestro lugar, para poder encuadralos con nitidez se utilizó un teleobjetivo, aunque fue suficiente la distancia focal de 100 mm., al tiempo que para darle protagonismo a los árboles desenfocándolos del fondo de las montañas se optó por abrir el diafragma lo máximo posible, utilizando una apertura f/7,1 mientras que la exposición (velocidad) se adaptó a 1/125. Se corrigió la exposición manualmente, sobreexponiendo un diafragma (+1). Finalmente para evitar la trepidación en la toma de la imagen, dado la inestabilidad (sobre la nieve) en que estaba colocado el trípode y el teleobjetivo utilizado, se optó por la opción personalizada que permitía la cámara de bloqueo del espejo y además se utilizó el temporizador para retardar el disparo y se utilizó trípode. Se empleó ISO 100.

 

EQUIPO: Cámara Canon Digital EOS 1D Mark-III. Trípode Manfroto. Longitud focal: 100 mm. Calidad: RAW, procesada a JPG, para su publicación en Internet, sin manipulación de la imagen. Espacio de color: Adobe RGB. Estilo de imagen: paisaje.