EDICIÓN MENSUAL - AÑO XIX
Nº 219 –  SEPTIEMBRE  2017
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

INVIERNO EN LAS INMEDIACIONES DE GOR

 

 

© José Ángel Rodríguez

Ejemplar de almendro en plena y precoz floración rodeado por la nieve en las inmediaciones de Gor. Febrero-2010.

Para visionar la imagen a gran formato o descargarla a máxima resolución, pulsar en el siguiente enlace: http://farm3.static.flickr.com/2765/4359818849_bc169df267_o.jpg

 

Cuando en pleno invierno encontré este almendro (Prunus dulcis) floreciendo en la montaña, rodeado por la nieve, me vino a la mente una  bella leyenda que tiene como protagonista a la princesa de Tracia, Phillis, en la que se explica la bella y precoz floración de este árbol, a la que Hera, la diosa de los amantes fieles, la convirtió a su muerte en un almendro, para que pudiera esperar el regreso de su amado Acamas, cuya nave sufrió una avería que retrasó su vuelta largos años tras la guerra de Troya. Cuando finalmente Acamas se encontró con la princesa Phillis era invierno, pero la leyenda cuenta que cuando se abrazó al árbol éste floreció profusamente. Y desde entonces todos los años los almendros florecen –aunque estén rodeados por la nieve, como éste de la imagen- en recuerdo del amor de Phillis y Acamas. 

LA IMAGEN: Fue tomada en la tarde del pasado el 14 de febrero, en las inmediaciones de Gor, a últimas horas de la tarde, cuando el sol comenzaba a ponerse, y había llegado a  la zona con  el exclusivo fin de tomar una puesta de sol en el paisaje nevado. La presencia de nubes bajas impidió presenciar una toma de sol plena, al cubrir éstas parcialmente al astro rey, pero sí hubo un momento en el que antes de esconderse definitivamente por poniente levantó sus rayos que emergieron de las nubes para dejar constancia de su presencia, lo que es captado en la imagen.

COMO SE HIZO: Como el almendro del primer plano quedaba en contraluz, para destacar su floración, lo que era uno de los objetivos de la toma, al presentarse la singularidad de haber encontrado a un almendro en flor rodeado por la nieve (había muchos más ejemplares en esta situación, pero éste nos pareció el que mejor se adaptaba al encuadre deseado), se utilizó un flash de relleno que iluminara el árbol. Como objetivo se utilizó un gran angular a la longitud focal de 24 mm.,  al tiempo que para mantener la nitidez del paisaje, dándole la máxima profundidad de campo posible, se optó por cerrar el diafragma utilizando una apertura f/18.0 mientras que la exposición (velocidad) se redujo a tan solo 1/20. También se corrigió la exposición manualmente, sobreexponiendo +1/3, como se trabajo en manual el Balance de Blancos, subiendo los grados Kelvin a 7.000, para conseguir el color más natural posible de la nieve y evitar los indeseados tonos azulados que nos marcaba en automático, al interpretar el fotómetro, de modo erróneo, la normal claridad de la nieve como exceso de luz solar. Finalmente para evitar la trepidación en la toma de la imagen, dada la baja velocidad utilizada, además de trípode, imprescindible siempre en toda foto de paisaje de mediana calidad, se optó por la opción personalizada que permitía la cámara de bloqueo del espejo y además se utilizó el temporizador para retardar el disparo.  Se empleó ISO 100. 

EQUIPO: Cámara Canon Digital EOS 1D Mark-III. Trípode Manfroto. Longitud focal: 24 mm. Calidad: RAW, procesada a JPG, para su publicación en Internet, sin manipulación de la imagen. Espacio de color: Adobe RGB. Estilo de imagen: paisaje.

FILTROS: Ultravioleta y Polarizador.