EDICIÓN MENSUAL - AÑO XIX
Nº 215 –  MAYO  2017
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

 

  POR AGUSTIN ORDUÑA

 

© Agustín Orduña

Hembra de saltacercas (Lasiommata megera)

 

DESCRIPCIÓN

Lasiommata megera, vulgarmente llamada Saltacercas, es una mariposa de unos 3,5 a 4 cm, de envergadura. Recibe su nombre porque se la encuentra revoloteando o calentándose al sol sobre las cercas que separan los campos.

Las alas combinan tonos marrón y amarillo anaranjado con algunos ocelos negros con un punto blanco en el centro.

El macho tiene el anverso de color anaranjado claro con un dibujo negro irregularmente reticulado, con un ocelo apical y la androconia poco destacada; en el ala posterior presenta ocelos pequeños; el reverso es gris amarillento con ocelos rodeados de amarillo. La hembra carece de androconia y presenta el anverso más claro.

Esta especie presenta un acusado dimorfismo sexual:

Los machos presentan una línea central más oscura en el anverso de las alas anteriores (androconia). Mientras que las hembras son de colores más claros y, normalmente, de mayor tamaño.

Su estado de conservación no reviste preocupación y no se encuentra incluida en la Lista roja de la UICN ni en el Atlas y libro rojo de los invertebrados amenazados de Andalucía

 

CICLO BIOLÓGICO Y ALIMENTACIÓN

 

Cópula de la Lasiommata megera

 

La saltacercas es una de las primeras mariposas que vuela en primavera. Consigue diversas generaciones por año, dos o tres según el año.

La primera generación emerge a finales de abril y principios de mayo, y la segunda generación a finales de julio o principios de agosto. Y en veranos excepcionalmente largos y cálidos puede haber una tercera camada parcial emergente en octubre.

Los huevos de color blanco verdoso pálido son depositados individualmente o en grupos de 3 o 4, en las raíces de los pastos y zarzas.

Los huevos eclosionan después de aproximadamente 12 días.

La oruga es verde, con una fina línea lateral blanca, y de actividad nocturna.

Entre sus plantas  nutricias, se encuentran gramíneas como Poa sps., Dactylis glomerata, Brachypodium sylvaticum, Brachypodium pinnatum, Bromus, Festuca ovina, Agrostis tenuis, Agrostis gigantea, Agrostis capillaris, Deschampsia flexuosa, Aegilops geniculata, Stipa pennata, Holcus lanatus y Hordeum.

La larva madura es de color azul-verde, con rayas blanquecinas a lo largo de la parte posterior y los lados.

La crisálida es verde con puntos dorados, colocada en tallos o muros. Inverna como oruga.

La pupa es prácticamente imposible localizar en la naturaleza, y varía en color desde el verde pálido de oliva profunda y a veces casi negruzco. Según fuentes informantes, se ha encontrado que cuelgan de tallos de hierba alrededor de la base de pequeños arbustos.

El estado de pupa tiene una duración de aproximadamente 2 semanas.

 

DISTRIBUCIÓN Y HÁBITAT

 

Anverso de la Lasiommata megera

 

Se la encuentra en espacios abiertos y soleados, a menudo en los márgenes de los caminos sobre los taludes.

Vuela en áreas abiertas y praderas, en zonas de alta montaña hasta los 2.500 metros. También en espacios abiertos junto a cultivos.

Su hábitat son zonas soleadas, tanto en cerros, bosques, claros de bosque, riberas, como en praderas o tierras en barbecho, con gran cantidad de flores.

Es una mariposa común, aunque no por ello menos bella, en la Hoya de Baza y en la Sierra de Baza.

 

Reverso de la Lasiommata megera

 

COMPORTAMIENTO

 

En los días tranquilos las mariposas tienden a habitar las cimas de los acantilados y otras zonas altas, pero cuando refresca o con viento, estas buscan refugio y calor en la parte inferior de las colinas. Tienden a pasar largos períodos asentados en el suelo desnudo en los caminos de tierra, y claros en la vegetación.

En un clima ligeramente nublado o durante las condiciones más frías del día, los machos toman el sol con las alas extendidas, exponiendo el área máxima del ala al sol. Otra táctica que utilizan es para levantar las alas a un ángulo de 45 °, que atrapa las bolsas de aire caliente por encima del tórax y el abdomen. Estas acciones de termorregulación son esenciales, lo que les permite alcanzar las altas temperaturas corporales vitales para un rápido despegue y la interceptación de las potenciales parejas. Interceptan todas las mariposas que sean de tamaño y de color más o menos similar,  que las expulsa de su territorio, sin contemplaciones.

 

 

Cuando un macho intercepta una hembra, lleva a cabo un ritual de cortejo, en el que el macho persigue a la hembra hasta que se posa en el suelo, y luego vuela a su alrededor, finalmente se posa frente a ella, cara a cara. La hembra responde entonces temblando de sus alas abiertas, momento en el que la mitad masculina abre sus propias alas, y "arcos" varias veces para su futura pareja.

 

Macho de Lasiommata megera

 

Fuentes: Biodiversidad virtual, Wikipedia, Waste Magacine, Mariposas por la vida – en memoria de Gabino Martin.