EDICIÓN MENSUAL - AÑO XXI
Nº 241 –  JULIO 2019
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

 

  La falta de empatía del actual Director Conservador del Parque Natural Sierra de Baza con este territorio, con una actitud aislada y alejada de la población local y de las graves problemáticas que se han vivido en la Sierra de Baza en los últimos años, lo hacen acreedor de esta negativa distinción

 

© Proyecto Sierra de Baza

 

En la Junta General Ordinaria de la Asociación PROYECTO SIERRA DE BAZA, celebrada el pasado 14 de marzo, se efectuó una valoración crítica de las principales problemáticas vividas en el Parque Natural Sierra de Baza a lo largo del pasado año, y se acordaba nominar como “Serrano Más Impopular del Año 2018” al Director Conservador del Parque Natural Sierra de Baza Rafael César Córdoba Fernández, por su falta de empatía y desidia en la gestión del Parque Natural Sierra de Baza, también por haber permanecido en los últimos  cinco años, en que viene gestionando este cargo, aislado y alejado de la población local y de las graves problemáticas que se han vivido en la Sierra de Baza en los últimos años. Problemáticas que ha venido negando y minimizando, hasta que la situación se ha hecho escandalosamente visible y no podía ocultarse ni un día más, lo que impidió  que se pudieran afrontaran las oportunas medidas paliativas en su momento, dando lugar a uno de los más graves pérdidas de arbolados que han sufrido los montes de España por plagas forestales en los últimos años. Si a esto unimos la progresiva e irreversible destrucción de la arquitectura popular, las absurdas trabas que ha venido imponiendo en todas las actuaciones que han solicitado particulares con propiedades en el ámbito del Parque Natural Sierra de Baza, a través de sus informes preceptivos y vinculantes emitidos a los ayuntamientos del entorno del parque, que están alejados de la realidad social y en contra del espíritu de desarrollo sostenible que debe de guiar la gestión de un entorno protegido y humanizado como es la Sierra de Baza, son algunas de las consideraciones que nos obligan a nominar a César Córdoba como Serrano Más Impopular del año que ha terminado.

No ha facilitado la participación ciudadana

 

César Córdoba, Licenciado en geología y que antes había estado en Baza en la oficina de la Dirección General de la Policía, en la expedición y renovación del DNI, sin ningún contacto ni experiencia, por tanto, con el medio natural,  fue designado como Director Conservador del Parque Natural Sierra de Baza en junio del año 2013, un cargo de libre designación de la Consejería de Medio Ambiente, y aunque en un principio dejó constancia de sus deseos de colaborar con la población local, y asociaciones entregadas a la defensa y promoción de este espacio protegido como es Proyecto Sierra de Baza, pronto se fue apartando de estos encomiables iniciales propósitos y en su gestión –unas veces por falta de voluntad y en otros por falta de la implantación de los canales para la participación- nos ha ido ignorando y ha desarrollado una labor opaca y poco transparente, sin compartir el día a día del Parque Natural Sierra de Baza con los habitantes del Parque y los municipios de su entorno, y en consecuencia sin posibilitar que se pudieran conocer las principales líneas de actuación emprendidas por la administración competente en este territorio que durante su gestión se ha movido en un total oscurantismo, ignorando a los habitantes y propietarios de terrenos en este espacio protegido, lo que ha venido creando malestar y crispación hacia su persona, ahora ratificado con esta negativa distinción de “Serrano Más Impopular del Año 2018” por parte de la Asociación Proyecto Sierra de Baza.