EDICIÓN MENSUAL - AÑO XXI
Nº 246 –  DICIEMBRE 2019
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

 

 © José Ángel Rodríguez

Geranio de roca (Erodium rupicola) en su hábitat natural de la Sierra de Baza.

 

Perteneciente a la familia Geraniaceas, el género Erodium, integra a unas 350 especies, de geranios silvestres, de crecimiento anual, bianual o perenne, cuenta con hojas palmadas, provista de estípulas y están dotadas de flores solitarias, que poseen 10 estambres, 5 de ellas estériles, formando en la fructificación un eje central, en forma de pico o aguja, de donde toma algunos de sus nombres populares: alfilerillos, alfileres o similares; de hecho el nombre científico de este género, (Erodium), lo toma de esta peculiaridad de su fruto, que deriva del griego “erodios” que significa garza, debido al largo pico que forma su fruto tras madurar.

El género Erodium está muy bien representado en el Parque Natural Sierra de Baza (Granada), reproduciéndose en la imagen que ilustra este artículo el llamado geranio de roca (Erodium rupicola). El nombre científico de esta bonita planta herbácea y perenne, “rupicola”, hace alusión al lugar donde se suele encontrar viviendo, entre las fisuras húmedas de las rocas calizas de la alta y media montaña, donde cuenta con escasas poblaciones. Esta planta es un endemismo granadino-almeriense, exclusiva de las montañas de estas provincias. Se trata de una especie protegida, escasa y rara, que en Andalucía,  está catalogada como Vulnerable, estando incluida en la Lista Roja de la Flora Vascular de Andalucía.

 

Usos etnobotánicos

 

 © José Ángel Rodríguez

Planta del Erodium cheilanthifolium (= E. petraeum subsp. crispum = E. foetidum subsp. cheilanthifolium) arraigando en una roca de esquisto.

 

Aun cuando carece de usos esta planta en la actualidad, hasta hace algunos años era una planta utilizada por la farmacopea clásica. Así Mariano Pérez M. Mínguez, en su magna obra “Enciclopedia Farmacéutica. Diccionario General de Farmacia. 1889”, se ocupa de varias especies del genero geranium y sus usos medicinales, destacando el llamado geranio almizclado (Geranium moschatum), que se empleó como excitante y anodina, para mitigar y calmar el dolor.

Pio Font Quer, en su obra “El Dioscórides Renovado” refiere como ya en la antigüedad Dioscórides habla de dos especies de geranium con uso medicinal, a las que Laguna y Mattioli añaden dos más, destacando como “todos estos geranium tienen virtudes estípicas1 y desecativas y son útiles para encorar2 las llagas y soldar las heridas frescas”, para lo que se preparaba una infusión con trozos de la planta seca, con la que se lavaba la zona afectada.

--

1. Estípicas. Capacidad de provocar sequedad en los tejidos donde se aplica

2. Encorar. Cubrir con piel las heridas.