EDICIÓN MENSUAL - AÑO XXI
Nº 246 –  DICIEMBRE 2019
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

 

El objetivo de la jornada era informar y concienciar sobre la importancia de este recurso natural

 

© Junta de Andalucía. Prensa.

Asistentes a la jornada micológica celebrada en el Parque Natural Sierra de Baza.

 

Con la presencia de unos 70 participantes, el pasado 24 de noviembre, arrancaba en el Centro de Interpretación Micológico de Caniles, emplazado en la villa de Caniles, a las puertas de una de las entradas naturales del Parque Natural Sierra de Baza, arrancó una Jornada Micológica organizada por la Delegación de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, siendo el objetivo de estas jornadas micológicas formar e informar a la población sobre este importante recurso natural y su importancia para la buena conservación de nuestros montes y el importante y beneficioso papel que desempeñan estos seres vivos en la naturaleza, recordando que el 80% de las plantas vasculares están asociadas a hongos sin los cuales no resistirían ciertas inclemencias del tiempo, como la sequía o la falta de nutrientes en el suelo, o serían más sensibles al ataque de bacterias o insectos. "Por todo ello debemos destacar y rescatar del olvido un gran reino de la naturaleza con el que convivimos, el de las setas y hongos (reino fungi), compuesto por unas 69.000 especies descritas en el mundo, encontrándose en España unas 10.000 especies censadas, siendo Andalucía una de las regiones más ricas en especies de setas y hongos, con unas 3.830 especies descritas", ha comentado la Delegada Territorial, María José Martín Gómez.

La jornada, que se inició con una charla introductoria, y la bienvenida realizada por la alcaldesa de Caniles, María Pilar Vázquez, ayuntamiento que colaboraba en la organización de la jornada micológica, junto con la Delegación Territorial en Granada de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible.

La jornada contó con una salida de campo a la zona de Floranes, durante la cual los participantes recibieron indicaciones de un técnico especialista del Plan de Conservación y Uso Sostenible de Setas y Trufas de Andalucía (Plan Cussta) sobre los tipos de setas que se iban encontrando en el paraje, para acabar la actividad con una puesta en común de las setas recolectadas, pudiéndose distinguir entre ellas más de 20 variedades, en una temporada en la que apenas se han recogido setas y prácticamente ha estado ausente la más popular de nuestras setas otoñales, el níscalo

 

Unas producciones anuales muy irregulares en la Sierra de Baza

 

© Proyecto Sierra de Baza

Begín gigante (Calvatia gigantea). Comestible en las primeras fases de su ciclo, aunque no es apreciada su calidad gastronómica. Al madurar se transforma en una masa de polvo verde-amarillento, finalmente  de color marrón, que es utilizado para micorrizar plantas.

 

La recogida de setas en la provincia de Granada es una actividad que ha despertado un interés creciente en las poblaciones locales, y eventualmente en las foráneas, haciendo necesaria una regulación «que evite episodios de recogida incontrolada y abusiva que pueda ocasionar daños al medio ambiente», según Martín, quien recordó que desde la Delegación Territorial se ha publicado una resolución para regular la recogida de setas en los montes públicos de la provincia, de la que puede ampliarse información pulsando AQUÍ.

Con esta regulación queda limitada a 5 kilogramos por persona la recogida de setas de uso y siempre para uso recreativo y sin fines comerciales. También ofrece un listado de buenas prácticas en la recolección para evitar destrozos, como con la prohibición de remover o alterar la capa superficial del suelo con rastrillos u otras herramientas que puedan dañar el micelio; que los ejemplares sean cortados por su base o extraídos totalmente a efectos de identificación, para lo que sólo se podrá hacer uno de un cuchillo; que solamente se recogerán setas que estén maduras, es decir, las que tengan el himenio perfectamente desarrollado, entre otras recomendaciones.

La producción de setas en la Sierra de Baza viene siendo muy irregular, de forma que mientras que en algunos años como el pasado año 2018 la producción de níscalos desbordó todas las previsiones, este año los níscalos apenas han estado presentes en estos montes.