EDICIÓN MENSUAL - AÑO XXI
Nº 246 –  DICIEMBRE 2019
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

 

Una nueva sección de nuestra web de la que es autor Miguel José Ávalos, Fotógrafo del Reino de Granada, que iniciaremos en 2020

 

Para visionar el vídeo promocional del proyecto pulsar AQUÍ

 

El pino serrano:

Tras su huella. Tras su estampa. Tras su esfinge helada.

A mí dejadme la lluvia, la tormenta, la cencellada,

la nube que entra y sale, el granizo y la nevada.

 

Ando emocionado por la oportunidad que me brindan desde la Asociación Proyecto Sierra de Baza. No es poca cosa ser colaborador de la magnífica y prestigiosa revista en la que, con el paso de los años y el buen hacer, se ha convertido www.sierradebaza.org. Vayan por delante mis sinceros agradecimientos a José Ángel Rodríguez y a su equipo de trabajo. Gracias. Espero estar a la altura.

Me presento aquí, siendo diciembre de 2019, con un proyecto en mis manos. Y quiero compartirlo con vosotros/as. Mes a mes, durante el próximo año venidero de 2020, voy a ir narrando sus vicisitudes, sus éxitos y sus fracasos. Pero antes de adentrarnos en el mismo, me gustaría contaros algo más sobre mí y cuál es el por qué de estar aquí frente a vosotros/as.

 

© Miguel J. Ávalos

Tormenta de nieve. Prados del Rey. Enero de 2015. Fotografía usando luz de flash y revelada digitalmente en blanco y negro.

 

De pequeño tuve la suerte de transcribir o “pasar a ordenador” muchos textos que llegaban a la imprenta que regentaban mis padres en el Arco de la Magdalena de Baza. Allí, a mis 11 años, recuerdo que comenzó a aparecer el bueno de José Sánchez, un humilde y sabio maestro, que en julio de 1992 inauguraba sección, como el que os escribe, pero en este caso en el extinto Boletín de Noticias de Baza. Fue el mejor historiador de la mujer y del hombre de nuestra sierra, de la serrana y del serrano. Hoy no queda ni rastro de aquellos seres humanos, sólo quedan vestigios de su arquitectura popular. Aquel explorador me deleitó con sus palabras, con las fotos de carrete que traía, con sus borradores de papeles amarillentos, con sus mapas dibujados a mano. Mamé todo lo que pude de aquel hombre. Esto va en su memoria y a favor del legado que nos dejaron personas que supieron vivir en armonía con nuestras montañas.

Más adelante también vi como las máquinas de offset con cuatricomías del taller de impresión de mis padres parían la extraordinaria y aún actual Guía para conocer y visitar el Parque Natural de la Sierra de Baza, de la que es autora esta asociación. Menudas fotografías. Eran escaneadas por mi madre y, renglón seguido, mi padre hacía una y mil pruebas hasta conseguir que la mezcla de cian, magenta, amarillo y negro (CMYK) dejaba igual el original que el impreso. Y entonces se fundían con los textos. Y finalmente la obra valía para respetar nuestro medio natural más cercano. Pues esto que os traigo también va a favor de preservar la naturaleza, de guiar hacia la sostenibilidad de nuestros bosques y de conocer formas de vida extremas que nuestros árboles más sufridores, silenciosamente, nos ponen frente a nosotros como ejemplo.

Por último, en estos últimos años me aficioné a la fotografía y si algo crecí fue gracias a los retos personales que me ofrecían los Safaris Fotográficos que, cómo no, organizaba Proyecto Sierra de Baza. Ruego que vuelvan. Porque esto va a favor de la caza fotográfica, una disciplina maravillosa que ayuda a que personas, especialmente a nuevas generaciones, cuiden y mimen nuestros ecosistemas mediante una práctica deportiva, ecoturística y saludable.

Todo esto, en definitiva, es lo que aquel niño aprendió, mirando con imaginación los trabajos de “Pepe” Sánchez y viajando a través de las buenas fotografías de mi sierra que me encontré por el camino hasta estos días. Vengo, por tanto, con las motivaciones propias de un niño. 

 

© Miguel J. Ávalos

El coloso de Santa Bárbara. Probablemente el árbol más alto de nuestra Sierra de Baza. Noviembre de 2019. Fotografía nocturna sin ajustes aprovechando la luz de la luna llena y la entrada y salida de nubes que hacían que la escena tuviera una visibilidad prácticamente nula. Temperatura: -4 grados centígrados. Esta fotografía formará parte del primer capítulo de este proyecto y del número de enero de 2020 de esta revista.

 

Expuestos mis motivos, concluyo esta presentación dándoos pinceladas de lo que pretendo realizar. Me apasionan los pinos silvestres nevadensis. Como bien sabéis son endémicos de nuestra Sierra de Baza y de Sierra Nevada; y también trabajaré con los pinos “abanderados” o “bandera”, aquellos que resisten o esquivan la tormenta en la sierra bastetana, en la de Cazorla…

Voy en búsqueda de estos seres silenciosos y majestuosos. Trataré de ser lo más sincero posible a la hora de expresar las condiciones climatológicas que padecen en los meses fríos, donde toman especial belleza. Realizaré también, algunas expediciones a “sierras extranjeras”, pero mi trabajo estará centrado en los picos y calares de más de 2000 metros de altura de la Sierra de Baza: Santa Bárbara, Rapa, Los Tejoletos, La Boleta, Descabezado, Padilla, Ruero, las gemelas Torcas y Grajas, Dos Picos, Picón de Gor, San Sebastián y Casa Heredia.

12 meses. 12 sendas. Múltiples ascensiones y descensos hasta registrar instantes de luz y tiempo. Trataré de disfrutar de los días grises y fríos del otoño e invierno y pasar como pueda y tirar de creatividad y de recursos en los calores primaverales y estivales, desgraciadamente cada vez más abundantes.

Voy a traeros fotografías de naturaleza. Unas caerán en forma de vídeo, para que ayuden al ojo y al oído a sentir esos “aires frescos” que espero que disfrutéis tanto como seguramente lo haré yo. Otras espero que acaben impresas en papel o lienzo. Y también vendrán otros materiales que ahora mismo no puedo desvelaros. Dicho todo esto. Es el momento.

Querido/a amante de la naturaleza, sé bienvenido/a a Wild art: iberian conifer forests, o lo que es lo mismo, adelante con el arte salvaje de los bosques ibéricos de coníferas que andan más al sur de Europa, resistiendo estoicamente frente a procesos de desertificación que lamentablemente avanzan cada vez más hacia nosotros.
 

¡¡Un planeta sostenible es posible!!

 

Miguel José Ávalos

Fotógrafo del Reino de Granada

www.migueljoseavalos.com