EDICIÓN MENSUAL - AÑO XX
Nº 228 –  JUNIO 2018
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

EL ARCE BLANCO

(Acer pseudoplatanus)

 

 

© José Ángel Rodríguez

Detalle de la  hoja del Arce blanco en su coloración otoñal.

 

También conocido con los nombres populares de sicómoro y falso plátano por su semejanza con esta popular especie utilizada en la jardinería urbana, es un árbol que puede alcanzar los 30 metros de altura, aunque raramente supera los 20 metros. Su corteza es lisa, verde-grisácea en la primera edad que a partir de los 30 o 40 años se oscurece, se agrieta y se desprende en placas escamosas. Sus hoja son grandes, simples, opuestas y caedizas, con cinco lóbulos bien marcados, con borde desigualmente dentados y aberturas muy señaladas; presentan un color verde oscuro por la parte superior y más clara y cubierta por un tormento algodonosa, que luego pierde, por el envés. Al llegar la primavera aparecen unas gruesas y verdes yemas invernales que se abren para dejar salir gran cantidad de pequeñas flores amarillo-verdosas, poco vistosas, agrupadas en extensos racimos colgantes de largo péndulo, que nacen en la axila del segundo par de hojas. Suelen florecer con la salida de las hojas o después de ellas. Las flores se transforman en unos frutos secos provistos de unas largas alas (sámaras), estrechadas en la base y ensanchadas hacía el extremo; que pueden alcanzar una longitud de 3 a 5 cm. Los frutos salen de dos en dos, formando las alas un ángulo obtuso (disámaras). Maduran a final del verano y caen a finales de otoño o principios de invierno. Fructifica desde los 20 ó 30 años haciéndolo luego anualmente y en abundancia.

Se extiende de modo natural por el centro y sur de Europa, adentrándose hasta Asia Menor y el Cáucaso. En España se localiza de modo natural en las cordilleras Cantábricas y Pirenaicas, siempre aislado, sin formar bosques. En el Parque Natural Sierra de Baza (Granada) se presentan algunos ejemplares aislados procedentes de introducciones humanas llevadas a cabo en la década de los años 60 y 70 del pasado siglo, a lo largo de los arroyos Uclías y Moras, principalmente, siendo los de mejor porte los que se localizan en el arroyo Uclías a la altura de la aldea de El Tesorero.

Este árbol se sitúa en valles frescos donde se encuentran suelos profundos y ricos, sirviendo de indicador de terrenos fértiles en el monte donde vive.

La madera del Arce blanco es estimada en ebanistería, tornería, carpintería y  se emplea para hacer zuecos, tacones de calzado, para utensilios de cocina, instrumentos musicales. También  producen buen carbón, por lo que también ha sido utilizado como combustible. El Arce blanco es un árbol muy apreciado en jardinería, por su densa sombra, y puede convertirse en un árbol imponente cuando tiene edad avanzada, dispone de suelo fértil y cuenta con espacio para desarrollarse, por lo que actualmente es muy cultivado como árbol ornamental, soportar también muy bien el viento, las heladas y la nieve.