EDICIÓN MENSUAL - AÑO XX
Nº 228 –  JUNIO 2018
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

 

EL CARDO COMÚN (Cynara cardunculus)

 

© José Ángel Rodríguez

El cardo es una planta muy apreciada por las aves, particularmente los jilgueros, que toman su nombre científico de esta planta: Carduelis carduelis, que procede del latín y significa cardo.

 

El cardo común o cardo de comer, es una especie abundante en toda la región mediterránea, al estar muy bien adaptado a los veranos secos y calurosos, siendo también abundante en la zona basal de la Sierra de Baza, donde invade cultivos agrícolas de secano, por lo que se le considera una mala hierba. Es una planta robusta, de hasta 1,5 metros de altura, con rizomas poderosos y plurianuales, de forma que en el primer año forma solo una roseta estéril, mientras que en el segundo año da el fruto, con una floración plumosa de hasta 10 cms. de diámetro, de color azul cobalto, muy llamativa y bonita, que se utiliza como flor seca para composiciones florales (centros y ramos). La flor del cardo podemos localizara desde primero de junio a final de julio, estando por tanto ahora en su máximo apogeo.

Las cualidades del cardo común han sido elogiadas desde antiguo, aprovechándose con usos fundamentalmente culinarios. Sus tallos, pelados y libres de espinas, son comestibles y de sabor agradable, considerándose un alimento dietético por su bajo contenido en calorías, pudiendo consumirse tanto fresco o crudo, como guisado de manera similar a las setas. Pío Font Quert (1961), cuenta que el rey Enrique VIII era un apasionado por el consumo del cardo y que padecía acatofagía, es decir, pasión desmedida por comer cardos. Este mismo autor cuenta que este tipo cardo también era llamado cardo de Castilla y fue introducido por los españoles en Argentina, desarrollándose tan a sus anchas que forma en ella dilatados cardales, contando como los campesinos argentinos suelen emplear su raíz para despejar las vías digestivas.  

Como destaca Soledad Garrido (coord.) en la publicación del MAPA “Prácticas Agrarias Compatibles con el Medio Natural. El Agua” (1996), el cardo común (Cynara cardunculus) se considera como un ejemplo de cultivo energético de alta eficiencia en el uso del agua, al tratarse de una planta muy adecuada para utilizar los recursos naturales existentes en el área mediterránea, gracias a su potente sistema radicular y la adaptación de su ciclo a sus condiciones climatológicas, puede dar producciones similares a las de los cultivos de regadío de verano (maíz), pero en condiciones de secano o con un ligero aporte complementario de agua en invierno o primavera para recarga del subsuelo en donde se desarrolla su sistema radicular, pudiendo dar lugar a producciones superiores a las 20 t. de materia seca cosechable por ha. con una importante eficiencia en el uso del agua. Por lo que se presentan en los actuales tiempos, en que escasea de forma notoria el agua dulce, nuevas perspectivas y usos para esta planta considerada una mala hierba por muchos y con muchas posibilidades y usos para otros pocos. Esperamos que tras la lectura de este artículo pueda cambiar la opinión sobre el cardo común.