EDICIÓN MENSUAL - AÑO XIX
Nº 220 –  OCTUBRE  2017
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

 

Era el pino más alto de la provincia de Granada con sus 31 metros de altura y se encontraba catalogado como “Árbol Singular” por la Consejería de Medio Ambiente

 

© Proyecto Sierra de Baza

El llamado Pino Nieto, en una imagen tomada el pasado mes de mayo-2016, en la que aparece ya seco y muerto.

 

Ya dio en noviembre de 2015 la voz de alarma nuestra Asociación Proyecto Sierra de Baza de que los pinos más insignes y singulares de la Sierra de Baza estaban muriendo de una forma muy alta y preocupante, algo de lo que nos ocupamos en el reportaje que publicamos en nuestra revista digital con el titular de “El cambio climático puede estar secando los pinos oromediterráneos de la Sierra de Baza” (puede accederse al mismo AQUÍ). Pidiendo una serie de urgentes medidas para conocer qué estaba pasando con todos estos árboles centenarios para morir de una forma que era anormalmente alta y preocupante, proponiendo una serie de medidas como eran las de que se efectuara una identificación y recuento de todos los árboles que habían muerto, con un estudio visual, y en su caso de laboratorio, de los árboles que se habían secado para conocer la causa, o causas, de su muerte. Nada se ha hecho, al haberse negado las evidencias –otra tanta más que se quiere ocultar y negar en este Parque- desde la Dirección del parque Natural Sierra de Baza, y en apuntas a causas naturales a la muerte de estos centenarios ejemplares: “los pinos se están muriendo de viejos” decía del Director Conservador, Rafael César Córdoba, en la reunión del pleno de la Junta Rectora de 26/11/2016 en la que se le preguntó por esta problemática por José Ángel Rodríguez.  

 

El Pino Nieto de Gor, un árbol catalogado como árbol monumental, se ha secado y se ha unido a la lista de los árboles centenarios que han desaparecido en los últimos meses en la Sierra de Baza

 

© Proyecto Sierra de Baza

Una imagen histórica del Pino Nieto, cuando aún estaba verde y mantenía todo su vigor, tomada el 20/04/2008

.

Catalogado como “Árbol Singular de Andalucía”, por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía (puede ampliarse información en esta publicación AQUÍ), se localizaba en las inmediaciones de la margen izquierda del Río de Gor, sentido descendente de sus aguas, en una propiedad privada conocida como “Molino de Morillas”, en las proximidades de la aldea de Las Juntas.

Era un Pino Salgareño o Laricio, pertenecía a la especie Pinus nigra sps. salzmannii, que destacaba por su altura, en torno a los 31 metros, estimándose era el pino más alto de la provincia de Granada y posiblemente de Andalucía, aunque lo desconocemos con seguridad, ya que no disponemos de datos al respecto.

Al igual que el Pino de la Señora, presenta una oquedad en su base, provocada por las teas resinosas que le extraían antiguamente para alumbrarse y era todo un símbolo del paisaje, en el que destacaba, como un gigante, en el paisaje, emergiendo entre el resto de árboles que lo rodeaban, a los que empequeñecía.

 

Se colocaba recientemente un  panel informativo para destacar sus singularidades

 

© Proyecto Sierra de Baza

Cartel informativo colocado esta primavera en las inmediaciones del Pino Nieto.

 

En esta primavera, se colocaba un panel informativo para destacar las singularidades de este árbol, sin percatarse –de otro modo no se entiende la colocación del panel- que el árbol  ya estaba seco o en irreversible proceso de decaimiento forestal.

Proyecto Sierra de Baza se ha entrevistado con algunos vecinos de la zona que nos confirmaron telefónicamente primero la noticia de la muerte del Pino Nieto primero y en visita de campo a final de mayo pasado después. Todos se encontraban muy contrariados por la pérdida de este singular árbol, uno de los pocos árboles que tenía nombre propio en la Sierra de Baza y nos comentaban como en el pasado invierno ya lo habían visto con las hojas amarilleando, pero no le habían dado importancia, ya que con ese aspecto había muchos árboles más en toda la Sierra de Baza, ante las graves plagas de muérdago y procesionaria que afecta a sus pinares. Pero la preocupación creció cuando al llegar la primavera este pino no sólo no recuperó sus aspecto y frondosidad, sino que cada día se le veía peor, hasta que en el pasado mes de mayo de 2016, se confirmaba la peor de todas las noticias: el Pino Nieto se había secado y estaba muerto.

¿Qué le ha pasado al Pino Nieto?

 

Esa es la pregunta e interrogante que nos preocupa y queremos conocer en estos momentos. No se trata de una muerte “de viejo” como se viene diciendo con tantos árboles centenarios como están muriendo en la Sierra de Baza en los últimos meses ante la mayor indiferencia de sus responsables públicos. Algo que no encaja en la lógica ni el conocimiento previo que tenemos sobre estas especies.

Nos comentaba José Antonio Olmedo Cobo, Licenciado y Doctor en Geografía por la Universidad de Granada, adscrito al Departamento de Análisis Geográfico Regional y Geografía Física de la Universidad de Granada, un cualificado investigador que forma parte del grupo "Paisaje, Medio Ambiente y Planificación Territorial", al tener conocimiento, a través nuestro, de la muerte del Pino Nieto que era “una auténtica pena” la pérdida de este singular ejemplar, destacando como este  hecho deja bien claro que algo anormal está pasando en la Sierra de Baza con la masiva muerte de árboles centenarios en este espacio protegido en los últimos meses, “porque aunque hablemos de procesos de decaimiento forestal y muerte por senectud de los árboles, la pérdida de tantos ejemplares en tan poco tiempo es, cuanto menos, bastante extraño, y no parece encajar, desde el punto de vista de la escala temporal vital de estos árboles tan añosos, en un proceso totalmente natural, como sí podría ser  si considerásemos varias décadas, pero en apenas unos años..., es algo que cuesta entender únicamente como una dinámica totalmente natural”.

 

Un estudio dendrocronológico para conocer con rigor científico las causas de la muerte del Pino Nieto

 

Olmedo Cobo estima que se debería hacer un estudio dendrocronológico urgente del Pino Nieto, antes de que se derrumbe por cuestiones naturales, y la madera se pudra, lo que la haría inservible para su estudio. Estimando que se podría solicitar su tala para el estudio de una sección del tronco -o varias, las que fuese necesario- en el laboratorio de Geografía Física, para lo que está preparando ya un informe de solicitud para hacer el estudio oportuno. Y, de paso, ampliar el análisis a otros ejemplares de pino silvestre muertos recientemente en la zona de cumbres. Terminando por destacar que “Solo así podríamos tener algunas certezas de lo que puede estar pasando en la Sierra de Baza con la muerte de todos estos ejemplares centenarios en tan poco espacio de tiempo y, si es posible, que se tome algún tipo de medidas”.