EDICIÓN MENSUAL - AÑO XIX
Nº 212 –  FEBRERO 2017
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

 

© Augusto Amor, Rafael Silva, Jesus Cancela y Mary Sanmartin

Ejemplar adulto de Cárabo Común (Strix aluco)

 

Publicamos este mes otra nueva ficha de la serie de aves silvestres presentes en el Parque Natural Sierra de Baza y lo hacemos un mes más con la colaboración de Juan Antonio Dengra Martínez, monitor de educación ambiental y guía local en el Altiplano de Granada, que nos da a conocer información muy útil e interesante sobre esta rapaz nocturna, el Cárabo Común, un ave que puede alcanzar los 400 gramos de peso.

El Cárabo Común, se distribuye pos casi totalidad de Europa, llegando a Siberia y también por parte de Asia y norte de África. Una especie que, como se destaca en la ficha, también está presente en el Parque Natural Sierra de Baza (Granada), aunque no es una especie abundante en su territorio, siendo la zona dónde se localizan más ejemplares de esta especie en los bosques del pinar oromediterráneo, donde encuentra refugio y hábitats entre los centenarios pinos silvestres y laricios de las altas cumbres, dónde podemos  escuchar sus sonidos nocturnos, particularmente a finales de la primavera y principios de verano, aunque también podemos escucharlo en otras zonas boscosas que cuenten con árboles añosos, independientemente de la altitud, pues podría ocupar desde las zonas más bajas hasta la alta montaña, estando normalmente asociado a los viejos bosques de coníferas. Para verlo de día hace falta mucha vista y paciencia, pues es una de las aves más difíciles de localizar en el bosque debido a su excelente plumaje mimético con los viejos troncos en que se posa y a su inmovilidad total.

El Cárabo Común, ocupa hábitats boscosos, especialmente los compuestos por viejas coníferas y árboles caducifolios, a muy diversa altura, pues puede llegar hasta la alta montaña. También puede ocupar los parques y zonas más o menos ajardinadas de las ciudades, sobre todo si están formados por árboles viejos y maduros, donde establece su nido, aunque también puede ocupar nidos de otras aves, así como construcciones humanas, depositando su huevo directamente en la superficie o el suelo, ya que no aporta ningún material al nido.

Como se destaca en la ficha, los Cárabos son monógamos y se emparejan de por vida, defendiendo valientemente su territorio, que suele ser el mismo cada año, efectuando una puesta que consta generalmente de tres a cuatro huevos de color blanco que la hembra empolla alrededor de un mes, los jóvenes abandonan el nido antes de saber volar y se dispersan camuflados por las cercanías.

Excelentes e ilustrativas imágenes de las que son autores Rafael Silva, Jesús Cancela,  Mary Sanmartín,  Nuno Xavier Moreira, Rafael Sánchez, José Antonio Sánchez Rodríguez y Antonio de la Cruz Lozano,  con textos de Juan Antonio Dengra Martínez, completan el material de esta completa ficha, a cuyos contenidos completos puedes acceder AQUÍ.