EDICIÓN MENSUAL - AÑO XIX
Nº 218 –  AGOSTO  2017
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

 

Por Agustín Orduña

 

© Agustín Orduña

 

DESCRIPCIÓN

Euchloe tagis, vulgarmente llamada Blanca Portuguesa, es una especie con una longitud media que oscila entre los 15 y los 20 mm. Es muy parecida a la Euchloe crameri.

El color de fondo es blanco, ápice del ala negro con  puntos blancos, mancha negra en el extremo de la celda que conecta con el borde costal. Alas posteriores blancas y redondeadas. Escamas negras en la base de ambas alas. Reverso de las alas anteriores con la mancha de la celda de color grisáceo y la mancha del ápice verdosa con manchas blancas. Las alas posteriores tienen el color de fondo variable, y va desde el verde amarillento hasta el verde grisáceo, dependiendo de la densidad de escamas negras sobre las amarillas, con manchas blancas de tamaño variable y dispersas de manera irregular.

Las hembras son algo mayores, con la silueta más redondeada y a menudo con menor cantidad de manchas blancas en el reverso.

 

Su diferenciación con especies similares

 

Euchloe tagis, es similar a los ejemplares de la primera generación de E. crameri, pero esta última tiene las alas posteriores menos redondeadas y además las manchas blancas son nacaradas.

Euchloe belemia. También es similar pero se distingue bien por la forma acebrada del reverso.

Estas  tres especies  presentan similitudes morfológicas que dificultan su clara identificación sobre el terreno. Todas presentan anversos alares con alternancia de verdes y blancos que resultan miméticos con el entorno. Los tonos verdes son debidos a la presencia de escamas amarillas y negras, de manera que la mayor o menor abundancia de estas últimas dará lugar a individuos con fondos alares verdes grisáceos o verde amarillentos, respectivamente.

De las tres especies la de más fácil identificación es Euchloe belemia, que presenta un motivo acebrado muy característico, mientras que E. crameri y E. tagis tienen un patrón de manchas irregular.

Dimorfismo sexual

 

Existe poco dimorfismo sexual en esta especie, pero suficiente para separar géneros. Tanto el anverso como el reverso de las alas, en especial, las manchas apicales de las anteriores, presenta unos tonos más intensos en los machos. La mancha negra, del borde externo de la celda, de las alas anteriores, es de mayor tamaño en las hembras.

 

En Granada se encuentra la subsp granatensis.

 

Su estado de conservación no reviste preocupación y no se encuentra incluida en la Lista Roja de la UICN ni en el Atlas y Libro Rojo de los invertebrados amenazados de Andalucía.

 

CICLO BIOLÓGICO

En áreas bajas pueden comenzar a volar desde  finales de febrero, pero su máxima exponencia se produce en el mes de marzo.

En la zona de la Sierra de Baza, las primeras mariposas de esta especie suelen aparecer durante mayo.

Las crisálidas pueden  permanecer  en este estado (pupas),  durante más de un año.

Es la especie de este género que presenta un carácter más sedentario y un vuelo menos ágil, por lo que a veces se le puede distinguir sin dificultad cuando vuela junto a la E. crameri y E. belemia, con las que puede competir por el espacio sin demasiado éxito.

 

ALIMENTACIÓN

Las larvas se alimentan de cualquier parte de las plantas de Iberis granatensis e Iberis saxatilis.

En la Hoya de Baza esta mariposa,  comparte con Euchloe bazae su hábitat, allí sus orugas no se alimentan de Iberis como viene ocurriendo en otros lugares, sino también de la Eruca vesicaria.

 

DISTRIBUCIÓN Y HÁBITAT

 

Se distribuye desde el norte de África al sur de Francia y norte y centro de Italia, a través de la Península Ibérica. Es una especie de primavera, volando desde principios de marzo a mediados de mayo, y hasta 1.000 metros de altitud.

Euchloe tagis es exigente con el sustrato, ya que  sólo se la observa sobre terrenos calizos, arcillosos y margosos con yesos y dolomías. Es una especie más frecuente en altitudes medias.

Aunque en la Sierra de Baza puede encontrarse puntualmente a casi a 1.500 m. es una especie típica del encinar basófilo más o menos degradado, margas y yesos. Se le observa a menudo en claros de bosques y laderas pedregosas abiertas y floridas, retamales y sobre todo espartales, se adapta bien a los terrenos áridos y cultivos abandonados

En Andalucía puede aparecer en zonas de media montaña y áreas bajas siempre que el sustrato sea favorable.

Fuentes: Biodiversidad virtual, Wikipedia, Waste Magacine, Mariposas por la vida – en memoria de Gabino Martin. Junta de Andalucia.

Agustín Orduña

Fotógrafo de naturaleza