EDICIÓN MENSUAL - AÑO XIX
Nº 215 –  MAYO  2017
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

 

© José Ángel Rodríguez

Lentejas de agua, de diferente tamaño y fases de crecimiento, cubriendo parte de la superficie de un arroyo en el Parque Natural Sierra de Baza (Granada).

 

Con el curioso nombre de Lenteja de Agua, se conoce una pequeña planta acuática, de la familia Araceae de color verde intenso y con aspecto de pequeña lámina aovada o redondeada de unos 2 mm. de diámetro que recuerda en forma a la lenteja, de donde toma su nombre y que flota sobre el agua dulce estanca o con  poca corriente, pendiendo de la parte sumergida una pequeña raíz a través de la que toma los nutrientes directamente del agua.

La reproducción de la Lenteja de Agua puede ser extraordinaria en circunstancias adecuadas para la planta, convirtiéndose rápidamente en una planta invasora, capaz de cubrir grandes superficies de agua, dando lugar a la eutrofización de las aguas, por lo que es necesario vigilarla y controlarla, estando totalmente desaconsejado introducirla en acuario, embalses o piscinas.

Aunque se indica en la bibliografía que hemos consultado, que esta planta se localiza entre el nivel del mar y los 600 metros de altitud, nosotros la hemos encontrado en la Sierra de Baza (Granada), cubriendo amplias superficies del Arroyo Uclías, en las inmediaciones de Los Frailes, ascendiendo hasta los 1.400-1.500 metros de altitud.

 

Usos etnobotánicos

 

© José Ángel Rodríguez

Situación eutrófica de las aguas del Arroyo Uclías en la zona de Los Frailes (Parque Natural Sierra de Baza) con la Lenteja de agua cubriendo el 100 % de la superficie del cauce.

 

Pio Font Quer, en su célebre obra “Plantas Medicinales. El Dioscórides renovado”, cuenta como la historia y aprovechamiento por el hombre de esta planta arranca de Dioscórides (médico de la antigua Grecia que vivió entre los años 40 a.C. y 90 d.C.), el que según Laguna la describe en el capítulo 89 del Libro IV del siguiente modo: La lenteja de agua se halla en las aguas que no se mueven, y es una suerte de musgo que se parece a la lenteja”. También cuenta que es útil en las inflamaciones y para combatir el fuego de Sant Antón, una especie de herpes que se inflama y que puede aparecer en la cara, y para tratar el dolor de gota y señala como “suelda las quebraduras en los niños chiquitos”. Todos estos usos y aprovechamientos podemos considerarlos hoy en día anecdóticos y no utilizables. Siendo el único aprovechamiento conocido en los tiempos actuales de la lenteja de agua, para el tratamiento natural de aguas residuales y que contengan metales pesados, los que son eliminados en gran parte por las raíces de esta planta, que los absorbe, tras lo que debe de eliminarse y desecarse la planta sacándola del agua para que muera.