EDICIÓN MENSUAL - AÑO XIX
Nº 222 –  DICIEMBRE  2017
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

 

POR AGUSTIN ORDUÑA

 

© Agustín Orduña

Doncella de la Madreselva (Euphydryas aurinia)

 

DESCRIPCIÓN

 

Euphydryas aurinia, conocida popularmente como la “Doncella de la madreselva” por ser la madreselva su planta nutricia, tiene un tamaño medio,  entre 30 y 45 mm, presentando coloraciones brillantes. Su  dibujo alar varía considerablemente de unos individuos a otros, y al mismo tiempo mantiene semejanzas con otros individuos del género Euphydryas.

En esta especie alternan las manchas amarillas, naranjas, marrones y fondo negro, con un dentado blanco en la parte inferior y una serie de compartimentos punteados, en sentido horizontal, en las alas posteriores. La cara posterior de sus alas presenta diseños que les permiten confundirse con el entorno de cortezas y hojas secas, como parte de una estrategia de mimetismo para protegerse de los depredadores, presentando tonalidades en amarillo y negro.

El macho tiene el anverso de color leonado con bandas de color anaranjado, presentando en el ala posterior una línea de puntos negros incluidos en una banda ancha rojiza; el reverso es más claro, amarillento con otra línea de puntos negros rodeados de amarillo en el ala posterior.

Las hembras son de mayor tamaño y generalmente más claras y presentan un abdomen de mayor volumen y terminado en ángulo, mientras que en los machos es más estrecho y terminación recta.

 

CICLO BIOLÓGICO

 

© Agustín Orduña

Anverso de la Doncella de la Madreselva (Euphydryas aurinia, captada con las alas abiertas.

 

Es una especie univoltina con hibernación en la fase larvaria

Su fase adulta va de mediados de abril a mediados de julio, si bien debido a la amplia distribución geográfica de esta mariposa su período de presencia puede variar bastante de unos lugares a otros.

Los huevos Los huevos los ponen en grupos, en la superficie inferior de las hojas de la plata nutricia, en mayo y junio. Hasta 350 ponen en una sola puesta.  Es muy probable que cada hembra realice una única puesta. Son de color amarillo pálido recién puestos, se tornan a amarillo brillante, luego a carmesí, y finalmente gris oscuro, justo antes de la eclosión.

Las larvas nacen a los 10 – 20 días aproximadamente, son negras y pilosas, y suelen estar en comunidad y adoptar comportamientos sociales, ya que la presencia de varias larvas juntas les ayuda a mantener el calor durante el proceso de digestión (alrededor de los 35° C).  Las orugas jóvenes viven agrupadas en telas soportadas en las plantas de las que se alimentan (la madreselva), siendo evidentes hacia finales de agosto. En otoño hacen telas más fuertes, más cerca del suelo, generalmente en las densas matas de hierba, donde comienzan a hibernal. Las larvas, que son en un principio de un color claro,  mudan tres veces y se va oscureciendo el color de la piel, cambiando a un color negro en la última fase de este ciclo.

 

© Agustín Orduña

Orugas de la Euphydryas aurinia, alimentándose de una hoja de la Madreselva Arbórea (Lonicera arborea) en la zona del pinar oromediterráneo de la Sierra de Baza (Granada).

 

En la primavera las orugas comienzan a dispersarse de sus comunidades después de su última muda. Cambian el color del marrón a negro y de vez en cuando pueden ser vistas tomando el sol, ya que tienen que alcanzar cierta temperatura para comer.

La crisálida Adopta esta  forma  partir de mediados de abril, debajo de las matas de hierba o de las hojas muertas.

Las larvas El estado larvario se extiende de junio a abril del año siguiente.

Los ejemplares adultos emergen a partir de mediados de junio a mediados de julio.

 

ALIMENTACIÓN

© Agustín Orduña

Madreselva arbórea (Lonicera arborea) planta nutricia de la orugas de la Euphydryas aurinia

 

Los imagos visitan asiduamente las flores.

Las orugas viven, se alimentan e invernan de su planta nutricia, la madreselva.

 

DISTRIBUCIÓN Y HÁBITAT

 

© Agustín Orduña

Reverso de la Doncella de la Madreselva (Euphydryas aurinia).

 

Se encuentra en toda la Península Ibérica y en la mayor parte del continente euroasiático, salvo en las zonas más septentrionales y frías y en las más mediterráneas y cálidas. No se encuentra en altitudes superiores a los 2.200 m. Pese a su extensión, se considera una especie en retroceso en Europa, y tiene en las islas Británicas y en la península Ibérica sus mayores reservas.

El hábitat de E. aurinia, en gran parte de la Península Ibérica, lo constituyen las zonas boscosas, aclaradas o no, donde se encuentren sus plantas nutricias, las madreselvas.

Es posible encontrarla en zonas de hierbas y prados, en general espacios abiertos con abundancia de flores. También en matorrales bajo porte, y desde el nivel del mar hasta la media montaña a 2.000 m.

Solo la he podido ver y fotografiar en la sierra de Baza, no observándola en la hoya. Eso no quiere decir que no esté presente también en la vega.

Fuentes: Biodiversidad virtual, Wikipedia, WasteMagacine, Mariposas por la vida – en memoria de Gabino Martín.

Agustín Orduña

Fotógrafo de Naturaleza