EDICIÓN MENSUAL - AÑO XX
Nº 234 –  DICIEMBRE 2018
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

 

Por Roberto Travesí

MAYO: ENTRE INVERNADEROS

Para ampliar pinchar sobre la imagen

© Roberto Travesí

 

286 mm, 1/500 s, f/5.6, ISO 100 (imagen sin recorte)

Modo de disparo: Manual

Formato: RAW+JPG

 

Canon EOS 7D Mark II, Canon EF 100-400 mm f/4.5-5.6L IS II USM, a pulso.

 

En este primaveral mes de mayo la fotografía que presentamos no gira en torno a una singular imagen relacionada con verdes prados repletos de flores o con monteses frente a un imponente deshielo; no, sino que tal y como ya se comentó en la presentación de la temática para todo este año (*), mostraríamos imágenes atípicas a la clásica biología de la especie. Por consiguiente, y apartándonos de la estacionalidad ya también indicada, en esta mensualidad nos acercamos a los abundantes cultivos en invernadero que tan frecuentemente se observan en nuestra costa oriental granadina y que matizan su paisaje.

(*) http://www.sierradebaza.org/index.php/fichas-tecnicas/79-reportajes/1373-18-01-notic2

 

  • Comenzando por el encuadre y la composición, es evidente que si la mirada del macho se dirige a la derecha debamos, por lo general, dejar espacio para incluir elementos en esa dirección. Además, el macho en sombra realza su figura al estar contrastado contra una pared iluminada. Por otro lado, en el esquema general de la imagen observamos un escalonamiento decreciente en dirección NE-WS, coincidente así mismo con la iluminación solar. Ya tenemos pues la diagonal que tantísimas veces busco en mis fotografías, un recorrido visual que enriquece la imagen al sucederse los diferentes planos. En este sentido, como siempre (salvo notabilísimas excepciones, por supuesto indicadas), la captura está sin recortar. Pero nos hemos permitido incluir un recorte de la imagen si se pincha sobre la fotografía original de 700 píxeles. El resultado es otra imagen similar pero diferente, donde la sucesión comentada se enfatiza. Reitero la importancia de que el macho esté en la sombra, al que hay que agradecer que se parase en la misma y sorprendido no se sabe observando que. Como curiosidad, manifestar que las soleadas cuernas del macho apenas se proyectan sobre el suelo iluminado, algo que a pesar de lo sesgado de la iluminación debieran de aparecer con más notoriedad de lo que apenas surgen. Y hablando de sombras y en relación a la imagen sin recorte, es importante precisar que no se deben cortar las producidas por el cañizo (lateral izquierdo).

Cuando existen muchos elementos en una imagen (al igual que muchos machos en la misma), es inevitable no cortar algunos, porque para no hacerlo tendríamos que perder focal constantemente y por ello alejarnos del motivo y de la percepción original de la composición; de cualquier manera, un zoom ayuda sobremanera en estos casos, para no tener así que adaptarse a las imposiciones de encuadre de una focal fija. Pero en la imagen que nos ocupa, debo llamar la atención sobre dos pequeños errores cometidos en la fotografía original: seccionar tanto la sombra del cemento (por debajo del macho) como el tubo de la alambrada (lateral derecho). Hace falta ser muy rápido en dilucidar y definir, a pesar de que el macho tarde un par de segundos en variar su posición.

  • El empleo de un teleobjetivo y un sensor APS-C nos ofrecen una potente herramienta de aproximación (en este caso la focal equivalente fue de 457,6 mm), suficiente como para captar la fotografía sin que el macho se percibiera de nuestra presencia. Dada la magnífica estabilización óptica de la lente utilizada (y del nivel electrónico en el visor), pudo materializarse la captura justo en el momento de atención del macho al asomar por la calle del invernadero; no hubiera dado tiempo a montar el equipo en el trípode.
     
  • La obturación de 1/500 s unida a la comentada estabilización fueron más que suficientes para congelar la imagen, aunque pudiera haberse utilizado una menor “velocidad” (todo depende del pulso personal a causa del esfuerzo físico realizado previamente). Utilicé además la ráfaga “lenta” para obtener tres disparos, para así minimizar la posibilidad de fotos movidas al oprimir el obturador y usar la máxima focal, que finalmente no fue el caso (las tres salieron igual de congeladas). El diafragma a utilizar hubiera sido teóricamente mejor si su valor fuese mayor, pero pasaría factura en el ISO (perfecto al ser 100), dado que el equipo no estaba instalado en un trípode que nos permitiese bajar la obturación. No obstante, dada la distancia y la focal, el desenfoque tanto en el primer como en el último plano es de poca consideración (de usar una full frame hubiera sido más notorio, al tener que elevar la focal utilizada). Y si atendemos a la calidad óptica, podría pensarse también en la idoneidad de cerrar el diafragma, por una menor resolución y contraste a plena apertura. Indicar en este sentido las excelencias del objetivo utilizado. Por supuesto que la teórica calidad aumentaría, pero en la práctica el objetivo arroja unos resultados óptimos constantes a plena apertura en los dos extremos de la focal y de esquina a esquina del fotograma (¡en fulll frame!). Es decir, si vamos cerrando de medio en medio paso no observamos sorprendentemente aumento de nitidez ni en el centro ni en los laterales/esquinas)… partiendo de la base de que la nitidez es ya muy buena. Y menos con un sensor APS-C, que solo recoge el centro del objetivo (la zona “patanegra” del mismo). En definitiva, una joya de lente. Y para continuar ensalzándolo, decir que hasta 300 mm el objetivo posee una luminosidad de f:4.5, disminuyendo hasta f:5.6 a partir de esta focal. Por tanto, la imagen fue realizada cerrando medio paso. Todas estas razones hacen que haya que congratularse por el desarrollo de este objetivo, de grandísima calidad, aunque no son todo felicitaciones a Canon, pues no es un objetivo perfecto (como no puede ser de otra manera) al presentar otros pequeños inconvenientes (el viñeteado por ejemplo, por la imposición del la Ley del Coseno, subsanable por supuesto en la edición).
     
  • Nada que objetar sobre el balance de blancos (WB), ajustado en automático, que arrojó óptimos resultados en el jpg directo de cámara.

                                                            

© Roberto Travesí   2018

                                                                                          www.robertotravesi.es

    Otras  fotografía  también  en:

    Fotonatura, FacebookFlickr