EDICIÓN MENSUAL - AÑO XX
Nº 228 –  JUNIO 2018
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

 

Proponen el acondicionamiento de puntos de agua para la fauna silvestre y otras medidas de apoyo

 

 

© José Ángel Rodríguez

Alcaudón real meridional, una de las aves esteparias presentes en la Hoya de Baza, que pueden verse beneficiadas por estas interesantes medidas.

 

El paisaje agrario estepario semiárido del Altiplano de Caniles y Baza ha sido poco valorado tradicionalmente debido posiblemente a su “aparente pobreza”. Sin embargo, presenta una fisionomía y riqueza biológica cuyo conocimiento muestra su peculiar belleza. Este paisaje agrario tradicional, mosaico de elementos naturales y humanizados, constituye el hábitat de diversas aves esteparias, algunas de las cuales están catalogadas como vulnerables a la extinción. Se trata de la Ganga Ortega (Pterocles orientalis), el Sisón Común (Tetrax tetrax), además, el Cernícalo Primilla (Falco naumanni), entre otras especies propias de los hábitats esteparios y que se encuentra en régimen de especial protección.

Dada la importancia de este hábitat agrario, la zona se encuentra dentro del Plan de Recuperación y Conservación de Aves Esteparias aprobado por la Junta de Andalucía, sin embargo se desconocen qué actuaciones están llevando a cabo en esta singular estepa.

Uno de los problemas de conservación de las aves esteparias tiene que ver con la alteración de su hábitat. La intensificación de la agricultura y la implantación de cultivos leñosos son claros ejemplos de dicha alteración.

La Comunidad de Regantes Llanos de Caniles, con una superficie de transformación en regadío de 1.800 hectáreas en esta zona esteparia, es consciente de que debe implantar medidas de conservación para las aves vulnerables. Así, la Comunidad ha desarrollado un plan de medidas correctoras, protectoras y compensatorias para sus instalaciones con objeto de contribuir a la conservación y recuperación de las aves esteparias.

Entre sus actuaciones contempla la creación de isletas flotantes en las balsas y bandas rugosas para el salvamento de fauna que pueda caer accidentalmente en los depósitos. Dado que los vallados de protección proyectados pueden ser peligrosos para la avifauna vulnerable debido a colisiones puntuales contra los mismos, se plantea la prohibición de instalar alambre de espino y su señalización mediante placas blancas para evitar así el riesgo de colisión.

En los terrenos que adquiera la Comunidad para la construcción de edificaciones, balsas y placas fotovoltaicas, se realizarán las acciones recomendadas por el Proyecto Life+Esteparias para la conservación y recuperación de especies esteparias. Por ejemplo la siembra de leguminosas de secano, tanto de invierno (veza, zulla, etc.) como de primavera (guisante, garbanzo, etc.), al ser cultivos muy apreciados por un amplio espectro de aves esteparias para su alimentación junto a los culticos de cereales o barbechos. Establecimiento de una cubierta vegetal entre las  estructuras de las placas solares fotovoltaicas con especies favorecedoras para las aves esteparias, también beneficia su hábitat. Creación de pastizales al pie de los taludes de las balsas o terrenos no aprovechados por las infraestructuras de riego, será una buena medida para establecer uno de los hábitats seleccionados por varias especies de esteparias. Para la conservación de la fauna en general es muy importante, además del mosaico de cultivos donde se alternen los cultivos cerealistas con los leñosos y los barbechos, la existencia entre estos cultivos de pequeños reductos de vegetación natural en lindes, setos, caminos, riberas, etc. Por lo tanto se dispondrá especial atención, en los terrenos de la Comunidad a la conservación y regeneración de los setos en sus lindes y caminos.

 

Un proyecto que también prevé la construcción y acondicionamiento de charcas para la fauna silvestre y lugares de refugio y cría

 

© José Ángel Rodríguez

En zonas áridas como es el entorno de la Hoya de Baza, los puntos de agua son esenciales para la vida de la fauna silvestre. En la imagen una Paloma torcaz, bebiendo agua en una charca artificial.

 

Además, el proyecto también contempla la creación de 4 charcas a modo de bebederos para aumentar la disponibilidad de agua para la avifauna en los periodos críticos estivales del duro clima mediterráneo, cuando se encuentran en plena cría. Para el cernícalo, se construirán hasta 8 primillares, es decir, nidos artificiales en las edificaciones proyectadas por ser una de las medidas más frecuentes de conservación de esta especie.

El Secretario de la Comunidad, Ángel Martínez Mirón, ha destacado que “la tendencia en la zona a realizar prácticas de agricultura ecológica o integrada, así como las medidas agroambientales incluidas en las normas de Condicionalidad de las ayudas de la PAC, son quizá, las mejores aliadas para la conservación de las aves esteparias”.

Por su parte la teniente de alcalde del Ayuntamiento de Caniles, Práxedes Moreno, ha incidido en las posibilidades de desarrollo turístico que tiene esta zona esteparia indicando que “tenemos que considerar el auge del turismo ornitológico y aprovechar nuestra riqueza en materia de avifauna y su potencial para esta modalidad turística, siempre que sea conservacionista, por ejemplo, creando rutas de avistamiento, observatorios de aves y formación de guías ornitológicos, ya que supone una mínima inversión para las empresas turísticas de la zona y un gran retorno económico”.

El Ingeniero de la Comunidad, Pedro Castillo (SBIngeniería, SLP), ha subrayado la importancia de las actividades de seguimiento y vigilancia que se deben adoptar durante el funcionamiento de las medidas de conservación y ha manifestado que “los estudios sobre tendencia, distribución y seguimiento de poblaciones de las especies vulnerables que se realicen en el futuro serán las que determinen la eficacia de las medidas adoptadas”.