EDICIÓN MENSUAL - AÑO XXI
Nº 244 –  OCTUBRE 2019
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

 

Febrero, con unas temperaturas diurnas atípicamente altas y una práctica ausencia de precipitaciones ha adelantado la floración de este  árbol

 

© José Ángel Rodríguez

Los almendros en flor ha puesto el color en un paisaje en el que se ha dejado notar de un  modo ostensible las faltas de precipitaciones (26/02/2019).

 

Según los datos de la Estaciones Meteorológica de Baza, el mes de febrero ha contabilizado tan solo 23,2 mm de lluvia en todo este periodo, con el agravante de que un 86,20 % de estas precipitaciones (20 mm.) se recogieron en un solo día, el 1 de febrero. Unos registros excepcionalmente bajos y muy por debajo de la media histórica para este mes, que se sitúan en una media de 39 mm.

Aún cuando los días con lluvia del mes de febrero (10) sí superaron la media histórica (6,5 días), en tan sólo 2 días, el 1 y 2 de febrero, hubo unas precipitaciones significativa: de 20 mm el 1 de febrero, día que prácticamente salvó el mes, y 1,6 mm el día 2, mientras que en los 8 restantes días en que llovió, las precipitaciones fueron testimoniales de tan solo 0,2 mm/día.

Excepcionalmente seco ha sido el período comprendido entre el 3 y el 28 de febrero, con tan solo 1,6 mm, lo que ha provocado una situación de estrés hídrico en muchas plantas, particularmente por las altas y atípicas temperaturas diurnas registradas que han estado próximas a los 20º C, lo que se ha traducido en que este año se está retrasando las sementeras, y prácticamente no han nacido las praderas naturales, tampoco la hierba a lo largo de las cuentas y caminos, propia de esta época del año, con lo que salvo que cambie la situación en los próximos días, lo que no anuncian los avances meteorológicos, se va a despedir este invierno como muy seco.

El día con temperaturas más altas fue el 23 de febrero, en el que se contabilizaron 20,8º C, siendo también este día el que contabilizó unas precipitaciones más bajas, con -4,5 º C, lo que sitúa la amplitud térmica de esta jornada (diferencia en grados entre la temperatura máxima y mínima de esa jornada) en nada más y nada menos que en 25,3º C.     

 

Los almendros del Parque Natural Sierra de Baza

 

© José Ángel Rodríguez

Viejos almendros en flor en antiguos campos de cultivo abandonados y colonizados por el monte bajo en la zona del Llano del Parrax, en el límite de los T.M. de Baza y Caniles. (26/02/2019).

 

Los almendros, una especie muy bien representada en toda la zona perimetral del Parque Natural Sierra de Baza, particularmente en antiguas lindes de campos de cultivo, es una especie muy bien representada, donde destacan viejos ejemplares añosos, que por la técnica de poda empleada, han alcanzado en muchos casos un magnifico porte.

Aunque podemos localizar almendros el prácticamente todo el territorio el actual Parque Natural Sierra de Baza, hasta los 1.600 metros, en que contabiliza su máxima altitud en solanas acarasoladas, dada la pretérita e intensa colonización de este territorio por el hombre, y ser el almendro una especie muy cultivada por el hombre desde la antigüedad, magníficas zonas para la localización de antiguos almendros son la zona del Llano del Parrax, los Llanos del Baúl, la zona del Royo Serval (en Gor), el Monte de La Semana o el entorno de Charches, en la cara sur del Parque Natural Sierra de Baza.    

El almendro es un árbol muy robusto y de larga vida, que en la cuenca mediterránea puede vivir entre 60 y 80 años, incluso hasta un siglo. Es, junto al olivo, uno de los principales árboles cultivados con fin industrial en el litoral mediterráneo. Ambos toleran climas extremos de inviernos húmedos y veranos calurosos, desarrollándose muy bien en terrenos pobres y con poca capa de suelo.