EDICIÓN MENSUAL - AÑO XXI
Nº 245 –  NOVIEMBRE 2019
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

 

RUTA 5: RUTA DE LA FÁBRICA DE PARDO Y BARRANCO DE LA FONFRÍA (PINO DE LA SEÑORA)

 

Por José Ángel Rodríguez

 

© José Ángel Rodríguez

Panorámica del Barranco de la Fonfría, desde su parte alta, en cuyo valle se localiza el popularmente conocido como “Pino de la Señora” el objetivo final de esta ruta.

 

En el año 1998, vio la luz nuestra publicación “Guía Para Conocer y Visitar el Parque Natural Sierra de Baza”, la que incluía seis rutas de senderismo recomendadas para andar por el Parque Natural Sierra de Baza. Ahora, cuando han pasado 20 años, hemos vuelto a recorrerlas, para ver la situación en que se encuentran estos lugares y actualizar la información que publicamos sobre los mismos, lo que vamos a intentar hacer a lo largo de los próximos meses.

Esta ruta, que discurre por uno de los paisajes más naturales e inaccesibles de la Sierra de Baza, nos permitirá contactar con una de las más importantes muestras del mermado bosque caducifolio de este Parque Natural, en el que dominan los arces (Acer granatense, fundamentalmente, y en menor medida Acer monspessulanum), junto con los quejigos (Quercus faginea). Este ecosistema ha encontrado en este valle de alta montaña uno de sus últimos reductos, favorecido por la presencia de un sustrato rico en nutrientes y profundo, junto con la existencia de un ombroclima subhúmedo (precipitaciones anuales superiores a los 600 mm.).

El punto de partida de esta ruta, lo hemos establecido en la llamada "Venta Vicario", la que se localiza a la altura del Km. 22 de la A92-N dirección Guadix-Baza, donde podemos dejar estacionado nuestro vehículo en el amplio parking de este establecimiento. Tras el edificio de la venta localizaremos un carril que discurriendo prácticamente paralelo a la A-92N durante un centenar de metros nos llevará al antiguo trazado de la N-342, donde localizaremos un viejo puente, aquí comenzaremos nuestro ascenso aguas arriba, por la margen derecha del Arroyo del Baúl, que nos llevará a la Fábrica de Pardo (al pie de la Cueva Saldaña) y al resto de nuestro recorrido.

 

El recorrido discurre en su primer tramo por el lecho del Arroyo del Baúl

 

© José Ángel Rodríguez

El agua es muy abundante en el primer tramo de la ruta, hasta la Fábrica de Pardo.

 

Tras una hora, aproximadamente, de cómoda marcha, llegaremos al final de la primera parte de nuestro recorrido: al pie de una gran gruta natural conocida como "Cueva Saldaña" y de la que hay constancia de haber sido utilizada desde el Neolítico, localizamos los terrenos abancalados de la nombrada Fábrica de Pardo. Aquí existió, una antigua fundición de mineral construida hacia mediados del S. XIX y, desde hace muchos años, totalmente abandonada, en la que con métodos artesanales, se fundía el plomo que se extraía de las minas emplazadas en las proximidades. Hoy en día tan solo se conservan sus terrenos abancalados, muy deteriorados por el abandono de estas tierras, en los que abundan los frutales y es fácil localizar cerezos silvestres, ciruelos y algún que otro peral. Pero lo que sin duda constituía la atracción botánica de la zona eran las abundantes orquídeas que se localizaban entre las humedades que formaban las abundantes acequias de riego que discurrían por el paraje, y que al quedar abandonadas se han venido destruyendo y con ello la vegetación y fauna asociada a las mismas. Bien podrían intentar recuperarse.

En nuestras últimas salidas de campo por esta zona tan solo hemos encontrado como abundante la Dactylorhiza elata, aun reducida a la zona del cauce, unos centenares de metros aguas arriba de la Fábrica de Pardo. A esta especie podemos encontrarla en floración entre los meses de mayo a julio, dependiendo de la climatología.

 

La ruta continúa por el Barranco de La Fonfría

 

© José Ángel Rodríguez

Los clemátides (Clematis vitalba) se encaraman y trepan por las paredes rocosas en busca de la luz en la Cerrada de Los Portillos.

A la altura de la fábrica de Pardo, el Arroyo del Baúl recibe por su izquierda (siempre sentido descendente del agua) otro barranco, el llamado Barranco de la Fonfría, por el que penetraremos en busca de una antigua senda que hace algunos años se acondicionó para la extracción de madera y que discurre por la margen izquierda, sentido descendente, del citado barranco. Pronto apreciaremos que el barranco se encañona entre las paredes calizas. Nos encontramos en el lugar conocido como "Cerrada de los Portillos", otro interesante rincón botánico de esta ruta, en el que resulta gratificante contemplar como abundan los clemátides (Clematis vitalba) que se encaraman y trepan por las paredes rocosas en busca de la luz, formando con sus lianas una auténtica maraña vegetal, que constituye el hábitat y refugio de muchos animales.

Por esta zona son ya más frecuentes los arces, que destacan del resto de la vegetación con su fuerte color verde en primavera-verano y en otoño con sus llamativos colores rojos y ocres.

 

El muérdago está matado miles de pinos

 

© José Ángel Rodríguez

Pino laricio (Pinus nigra) afectado por el muérdago en el Barranco de La Fonfría.

 

Lo que más nos ha llamado la atención en el actual recorrido de esta ruta ha sido la alta presencia de muérdago en muchos de los pinos que se localizan en todo este paraje. El muérdago (Viscum album), una planta semiparásita que clava sus raíces en el tronco y ramas de los pinos, para obtener a través del mismo las sales y agua de que se alimenta. Si los pinos están debilitados o el muérdago es muy abundante, como ahora ocurre en toda esta zona, los pinos terminan muriendo, como está ocurriendo en estos montes, donde son miles los pinos que aparecen afectados por el muérdago, la mayoría de ellos sin posibilidades de salvación a medio plazo, al afectarle el muérdago la zona del tronco.

Conforme ascendemos por el Barranco de La Fonfría, vemos como la presencia de arces es más abundante, también de otros caducifolios como el cerezo de Santa Lucia (Prunus mahaleb), de madera muy olorosa y magnífico bioindicador del ombroclima subhúmedo reinante.

 

El Pino de la Señora. Un notable ejemplo de pino lobo

 

© José Ángel Rodríguez

La inclinación que está adoptando el Pino de la Señora es muy preocupante, ya que puede caer al perder la verticalidad, a corto plazo, perdiéndose este singular ejemplar.

 

Cuando apreciamos que el Barranco de la Fonfría llega a un lugar en el que se bifurca, seguiremos por el barranco que se abre a la derecha, según el sentido ascendente de nuestra  marcha, donde encontraremos una senda local que aparece balizada con pintura ya muy vieja en algunos de sus tramos y que por una vereda que se abre paso entre el denso pinar de la zona, hasta llegar a un claro en que se localiza el llamado "Pino de la Señora", un gran pino laricio o salgareño de la especie Pinus nigra, con un perímetro en la base de 6,10 metros y a 1,50 metros de la misma de 5,00 metros, con una edad estimada superior a los 350 años. Como curiosidad indicar que en uno de los lados del pino existe un gran hueco, a manera de cueva, sobre la que cuentan que la llevaron a cabo los pastores para refugiarse en su tronco del agua de la lluvia, lo que no se ajusta a la realidad ya que su origen está motivado por la pretérita extracción de teas resinosas que se hacía del mismo para alumbrarse.

Actualmente se encuentra el Pino de La Señora en franco riesgo de desaparecer a corto plazo por la acentuada inclinación que está tomando el mismo, lo que va a hacerle perder la verticalidad en un corto tiempo, terminando por caer, de no tomarse medidas adecuadas para evitarlo. Lo que sería una pena, no solo por la excepcionalidad que representa este ejemplar, sino también por ser un notable ejemplo de los llamados “pinos lobos”, de lo que puede ampliarse información pulsando AQUÍ.

 

Objetivos de esta ruta:

 

© José Ángel Rodríguez

Aguileñas (Aquilegia vulgaris subsp. nevadensis) en las proximidades de la Fábrica de Pardo.

 

1) Contacto con el bosque de ribera que se localiza en la zona de la Fábrica de Pardo (al pie de la Cueva Saldaña y que se identifica en el mapa de esta ruta).

 

2) Observación del bosque caducifolio y de la importante flora y fauna asociada al mismo, así como de su riqueza botánica. Por las características propias del bosque caducifolio se aconseja efectuar esta ruta en la época en que se encuentra el mismo en actividad vegetal: desde primavera avanzada (mediados de abril), hasta que se cubre con los colores otoñales y cae definitivamente la hoja (hacia mediados de octubre).

 

3) Conocer los efectos que está teniendo el muérdago en los pinares del parque Natural Sierra de Baza, con la afección de miles de ejemplares en toda esta zona, que están  condenados a morir.

 

4)  Visitar el Pino de la Señora, el objetivo final de esta ruta; un notable ejemplo de pino lobo que puede desaparecer a corto plazo por la preocupante inclinación que presenta su tronco. 

 

Cartografía

 

Pinchar en la imagen para ampliar

 

 Esta ruta queda comprendida dentro de la Hoja número 993-IV (Gor), escala 1:25.000, del Mapa Topográfico Nacional, representándose la misma en este mapa del que es autor el Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, Juan Ismael Lozano, en el que se ha marcado con puntos el recorrido recomendado para recorrer esta ruta, subiendo por el Arroyo del Baúl, pasando por la Fábrica de Pardo y continuando por el Barranco de la Fonfría hasta el Pino de la Señora.