EDICIÓN MENSUAL - AÑO XXII
Nº 256 OCTUBRE 2020
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

 

Todas son plantas de gran belleza que se encuentran en peligro de supervivencia futura

 

© Proyecto Sierra de Baza

Turbera con Narcissus nevadensis en el Arroyo Balax.

 

En la página 22 del Borrador presentado por la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible del II Plan de Desarrollo Sostenible del Parque Natural Sierra de Baza, con respecto al estado de conservación de los taxones vegetales a nivel regional y atendiendo al Listado Rojo de Flora Vascular de Andalucia, se destaca como  el Parque Natural Sierra de Baza cuenta con 3 taxones en peligro de extinción (Atropa baetica, Narcissus nevadensis y Erodium rupicola), 2 vulnerables (Artemisia alba subsp nevadensis y Veronica tenuifolia subsp fontqueri). Cinco especies singulares de nuestra flora, tres de ellas endemismos orófilos béticos (exclusivos de las altas montañas béticas, del piso oromediterráneo) en las que vamos a profundizar en este artículo:

 

Atropa baetica

 

© Jaime Jiménez Gómez

Flor y fruto de la Atropa baetica.

 

Conocido con los nombres populares de tabaco de pastor, tabaco gordo y tabaco borde, es una planta herbácea semiarbustiva y perenne, perteneciente a la familia de las solanáceas (la misma que el tabaco) que puede alcanzar un metro de altura. Sus hojas son pecioladas, ovadas, hasta de 14 x 7 cm, mientras que flores, que aparecen en verano, son amarillentas, pediceladas, pentámeras, actinomorfas, solitarias, hermafroditas, axilares, con el cáliz acampanulado, la que tras la maduración da paso a un fruto en baya de unos 10 mm, de aspecto globoso y color negro.

Descrita por el botánico alemán H. M. Willkomm en 1852, que la descubrió en la sierra de María (Almería), se trata de una especie emblemática de la flora ibérica, tanto por su rareza y como por la distribución irregular y fragmentada de sus reducidas poblaciones.

En cuanto a su distribución, destacar como es una planta de distribución íbero-norteafricana, estando limitada su presencia mundial a algunas sierras del sur de la península (sierras Béticas, de donde toma el nombre de baetica) y norte de África, que crece entre 1.100 y 2.000 metros de altitud, en laderas secas, rocosas o pedregosas, bien soleadas, siempre que la pluviosidad sea superior a los 600 mm anuales, mientras que en los lugares más secos precisa para vivir terrenos herbosos y húmedos, pudiendo localizarla también cerca de cursos de agua y en sitios relativamente sombreados.

En el Parque Natural Sierra de Baza (Granada), es una planta presente, aunque escasa y poco frecuente, estando limitada su presencia a unos pocos enclaves de la zona caliza, localizándose la población más significativa dentro del T.M. de Gor, en unos parajes que se mantienen protegidos, dada la singularidad de la especie.

A nivel de la provincia de Granada, tan solo está citada en la Sierra de Baza, Sierra de Orce y en La Sagra. A nivel de la Península Ibérica tan solo se conocen unas 30 poblaciones, la última de ellas fue localizada en el año 2011 en la Sierra del Buitre, en Moratalla (Murcia), integrada por una sola planta.

 

Narcissus nevadensis

 

© José Ángel Rodríguez

Flor del Narcissus nevadensis.

 

El narciso nevadense, pertenece a la familia de las amarilidaceas (amarylidaceae) que está catalogado como especie vegetal de interés comunitario especial, para cuya conservación se hace necesario designar zonas especiales de conservación (Anexo II del Real decreto número 1997/1995 de 7 de diciembre por el que se establecen medidas para garantizar la biodiversidad mediante la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestre), donde figura con el símbolo (*) el que aclara se antepone al nombre “para indicar que dicha especie es prioritaria”. Mientras que en la Ley 8/2003, de 28 de octubre de la Flora y la Fauna Silvestre de Andalucía, se incluye dentro del Anexo II como especie en peligro de extinción.

En la Sierra de Baza se localiza la zona oriental del parque el narciso nevadense (Narcissus nevadensis), localmente llamado jarricas, uno de nuestros más notables endemismos que fue descrito para la ciencia en el año 1933, como un endemismo local de Sierra Nevada, aun cuando sus poblaciones tienen actualmente un rango más amplio y a final de la década de los años ochenta del pasado siglo también fue descrito en la Sierra de Baza, donde hay contabilizadas al menos cuatro poblaciones, una de ellas, emplazada a unos 1.800 metros de altitud en una zona con un alta humedad superficial, se estima cuenta con una población superior a los 10.000 ejemplares y posiblemente sea la mayor población de esta especie a nivel mundial.

 

Erodium rupicola

 

© José Ángel Rodríguez

Erodium rupicola en su hábitat natural del Parque Natural Sierra de Baza.

 

Conocido popularmente como geranio de roca (Erodium rupicola). El nombre científico de esta bonita planta herbácea y perenne, “rupicola”, hace alusión al lugar donde se suele encontrar viviendo, entre las fisuras húmedas de las rocas calizas de la alta y media montaña, donde cuenta con escasas poblaciones. Esta planta es un endemismo granadino-almeriense, exclusiva de las montañas de estas provincias (endemismo orófilo). Se trata de una especie protegida, escasa y rara, que en Andalucía está catalogada como Vulnerable, estando incluida en la Lista Roja de la Flora Vascular de Andalucía.

En el Parque Natural Sierra de Baza está presente esta planta en algunos calares de la zona caliza, normalmente en las bocas de algunas grutas naturales húmedas y en rezumaderos de agua umbríos.

 

Artemisia alba subsp nevadensis

 

© Juan Enrique Gómez

Detalle de la flor de la Artemisia alba subsp nevadensis.

 

Hierba vivaz, cespitosa, blanco-serícea, con tallos de hasta 50 cms. y con flores externas femeninas, las internas hermafroditas, tubulosas, de color púrpura-oscuro que aparecen entre junio y agosto. Es exclusiva de Sierra Nevada y Sierra de Baza, donde existe una pequeña población en la zona de calares (endemismo orófilo). Se ha utilizado en infusiones. Uso que está totalmente prohibido hoy en día al tratarse de una planta protegida, cuya recolección no es posible, que se encuentra incluida en la Lista Roja de la Flora Vascular de Andalucía.

 

Veronica tenuifolia subsp fontqueri

 

© Agustín Orduña

Veronica tenuifolia subsp fontqueri en floración.

 

Se trata otro endemismo orófilo (se localiza tan solo en la zona oromediterránea, de la alta montaña),  y que se considera un endemismo bético, al ser exclusivo de la Sierra de Baza (Granada), de la Sierra de las Nieves (Málaga) y Sierra de Gádor (Almería), donde es una planta muy escasa y rara, hasta el punto de que la población mundial de esta planta se estima en menos de 1.000 ejemplares con un área de ocupación total inferior a los 3 Km2, tal y como se destaca en la pág. 565 del Atlas y Libro Rojo de la Flora Vascular Amenazada de España, con la peculiaridad de que las tres localizaciones mundiales que se conocen de esta planta están muy separadas geográficamente entre sí, lo que se traduce en un aislamiento genético. Estimándose que es la población de la Sierra de Baza la que está genéticamente más diferenciada, mientras que las de la Sierra de Gádor y Sierra de las Nieves, son más similares entre sí.

Su hábitat natural es piso oromediterráneo, en torno a los 2.000 metros de altitud, en matorrales espinosos y almohadillados de alta montaña sobre suelos calizos y excepcionalmente calizo-dolomíticos.