EDICIÓN MENSUAL - AÑO XXII
Nº 254 AGOSTO 2020
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

 

Artículo de opinión del periodista Javier Fernández, en el que hace una llamada para la recuperación y puesta en valor del Humedal del Baíco

 

© Proyecto Sierra de Baza

Terrenos encharcados del Humedal del Baíco, con el Cerro Jabalcón al fondo.

 

Al margen de las infraestructuras que siguen siendo una de las principales asignaturas pendientes de las administraciones central en el caso del tren, y autonómica en el caso de las carreteras hay otras actuaciones reivindicadas desde hace años que siguen durmiendo el sueño de los justos y que podrían poner a nuestra ciudad y por ende a nuestra comarca en el mapa del desarrollo. Basta echar un vistazo a la riqueza natural que tenemos alrededor y sigue siendo maltratada e ignorada por quienes tienen la responsabilidad de acometer todas las mejoras posibles tendentes a su puesta en valor, conocimiento, difusión y conservación. A los lugareños por desgracia no les queda más herramienta que la palabra para pedir. Pero esas peticiones caen una y mil veces en el saco roto de los despropósitos políticos hacia con esta tierra. Miren no les voy a descubrir nada nuevo si les cuento como está el parque natural de la sierra de Baza 30 años después de ser declarado como tal. Y eso que es un espacio protegido que forma parte de la red andaluza.

 

Una obligación de conservar y poner en valor nuestros valores naturales por parte de los poderes públicos

 

© José Ángel Rodríguez/Agustín Orduña

Garceta común comiéndose un renacuajo de sapo de espuela en el Humedal del Baíco.

 

Así que no es de extrañar que si lo que ya está no se conserva bien, lo que podría estar pero no está, es de imaginar que es ignorado por completo.

Hace 10 años, no ni uno, ni dos ni tres… diez años afloró en toda su plenitud el humedal del Baíco lo que trajo hasta aquí especies hasta entonces solo vistas en otras zonas y en programas de naturaleza. Flamencos, patos reales, garzas, grullas y otras muchas especies avícolas se dejaron ver por estos lares atrayendo a decenas de curiosos que cámara en mano pudieron inmortalizar aquellas preciosas imágenes.

Pronto asociaciones como Proyecto Sierra de Baza se afanaron en elaborar un completo informe, con la ayuda de expertos y tras muchas horas en la zona, que fue remitido tanto a la por aquel entonces Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía y al Ayuntamiento de Baza para tratar de mantener este humedal aun a sabiendas de que el mismo se encuentra sobre terrenos particulares.

Es mas a instancias incluso de la propia asociación conservacionista el ayuntamiento solicitaba un año después, en marzo de 2011, a la Junta la inclusión del Humedal del Baíco en el Inventario de Humedales de Andalucía. Propuesta que se llevó a un Pleno y contó con el voto a favor de todos los grupos políticos de la corporación.

Pero no fue hasta hace dos años, cuando la Junta decidía incluir el humedal en ese inventario. Tarde, muy tarde. Casi ocho años después de solicitarlo el ayuntamiento. Pero bueno, dice el refrán que nunca es tarde si la dicha es buena. Craso error. Quienes se las prometían felices con esa inclusión han visto que de nada ha servido hasta el momento. Se continúa drenando agua. Hay denuncias interpuestas por construir drenajes de forma ilegal y de momento nadie ha movido un solo dedo.

 

Las lagunas siguen formándose estacionalmente pese a las agresiones que viene sufriendo este paraje
 

© Proyecto Sierra de Baza

La última laguna formada a finales de diciembre del pasado año tras las lluvias registradas en nuestra zona.

 

Fíjense. Basta que llueva con cierta intensidad y se recupere parte de la laguna para que de nuevo se dejen ver especies de aves en la zona. Imagínense si no se altera el hábitat por la mano del hombre y el agua fluye como lo hizo en 2010.

Tendríamos un importante punto de referencia para estudiosos de la naturaleza, fotógrafos, y visitantes en general que prefieren esta otra forma de conocer lugares a estar en una hamaca tomando el sol en la playa. Pero al mismo tiempo el propio humedal se convertiría en una gran aula de naturaleza al aire libre dispuesta para ampliar el conocimiento de miles de alumnos.

Ha llegado el momento de actuar. Estamos necesitados de contar con atractivos que nos permitan posicionarnos como una comarca con futuro. Y este recurso lo tenemos. Solo es cuestión de afrontar la realidad y ponerlo en valor.

Si seguimos mirando para otro lado la rica naturaleza con la que contamos, será naturaleza muerta.