EDICIÓN MENSUAL - AÑO XXII
Nº 255 SEPTIEMBRE 2020
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

 

Considerados unos pioneros en la formación de suelos, cumples unas importantes funciones ecológicas

 

© José Ángel Rodríguez

Los líquenes son unos importantes seres vivos del reino vegetal, que llenan de colores y formas a las rocas y suelos.

 

Los líquenes son seres vivos muy curiosos, pues son el resultado de la unión de un hongo (llamado micobionte), y una alga verde o cianobacteria, los que se unen mediante simbiosis, es decir, los dos se benefician. Un tercer componente, una levadura de la división Basidiomycota, ha sido detectada en estudio publicado en 2016, muy recientemente por tanto, en el córtex de varias especies de líquenes estratificados sin que se conozca aún su función en la simbiosis, aunque se supone que está relacionada con la producción de metabolitos secundarios.

La importancia de estos seres vivos es enorme, siendo una de las características más llamativas de estas plantas, es su capacidad para absorber el agua, como si fueran esponjas y, al mismo tiempo, su capacidad para ir liberando ese agua en función de la sequedad del ambiente, siendo capaces de retener hasta 20 veces su peso en agua, absorbiendo el exceso de agua mientras llueve y liberándola lentamente en tiempo de secas. Interceptan, absorben y retienen los minerales disueltos en las aguas lluvias, permitiendo la incorporación de éstos en el ecosistema y disminuyendo su lavado hacia los ríos y mares. También sirven de material de construcción de nidos para varias aves y pequeños mamíferos.

 

© José Ángel Rodríguez

Líquenes crustáceos saxícolas (viven sobre la roca), siendo el grupo más numeroso.

Aparecen fuertemente adheridos al sustrato y en muchos casos penetrándolo, tienen un crecimiento muy lento —unos pocos milímetros por año—.

 

Los líquenes cumplen funciones ecológicas muy importantes dentro de los ecosistemas. Los líquenes son organismos de gran importancia como pioneros en la colonización de suelos desnudos y rocas expuestas, que cumplen funciones ecológicas muy particulares dentro de los ecosistemas, como la formación de suelo, de forma que estos organismos son colonizadores primarios en casi todos los ecosistemas conocidos, siendo muy notoria la capacidad de adaptación a medios con escasos nutrientes, lo que los hace que sean capaces de desarrollarse tempranamente y comenzar la formación de suelo para la posterior llegada de otros organismos vegetales.

​A destacar también como los líquenes son organismos muy específicos respecto al sustrato y a las condiciones del medio en el que se desarrollan, siendo posible encontrar simbiontes liquénicos en medios extremadamente hostiles para la vida como zonas polares o desérticas, donde las características que les aporta la simbiosis permiten su desarrollo. Según un experimento realizado por la Agencia Espacial Europea durante el 2005 dos especies de líquenes antárticos fueron capaces de sobrevivir en el espacio sin ningún tipo de protección. ​Esta gran capacidad de supervivencia ha permitido que las diversas especies de simbiontes liquénicos hayan colonizado y prosperado en prácticamente todos los ecosistemas terrestres.