EDICIÓN MENSUAL - AÑO XXII
Nº 256 OCTUBRE 2020
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

 

El Negratín, con 198 Hm3 a fecha 28 de agosto, lo que supone un exiguo 34,09 % de su capacidad de agua embalsada, está en mínimos históricos

 

© José Ángel Rodríguez

El Negratín sigue bajando su nivel de agua, hasta situarse en mínimos históricos.

 

Si bien el año hidrológico 2019/2020 comenzó bien, de forma que si el año hidrológico empezó en octubre-2019 con un déficit de lluvia del 19% se recuperó en el primer trimestre del año 2020 y se cerró marzo con un superávit del 9%, la falta de lluvia a partir de abril y particularmente durante los meses de verano, ha supuesto un importante déficit hídrico, que ya alcanza a finales de agosto un 14 % menos de lluvia de lo normal, lo que agrava la situación de sequía en toda España, en especial en el noroeste peninsular, donde las precipitaciones siguen muy por debajo de la media.

La grave sequía que venimos arrastrando en los dos últimos meses se está dejando sentir de un modo apreciable en la generalidad de los embalses de España. La causa directa de ello es las falta de precipitaciones, especialmente desde abril pasado, de forma que el año hidrológico, que comenzó el 1 de octubre de 2019 y que terminará el próximo 30 de septiembre, acumula a finales de agosto un 14 por ciento de falta de lluvias respecto al valor normal, en el conjunto de la península, según datos de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

La sequía también se percibe en el estado de los embalses que se encuentran al 52,34 % de su capacidad, aunque ligeramente superior en estas mismas fechas al año 2019 (47,17 %), aunque muy alejados de la media histórica, para esta misma fecha, de los últimos diez años (60,30 %).

 

El Negratín en mínimos históricos

 

© José Ángel Rodríguez 

El agua embalsada este año es inferior a la que se contabilizó en el año 2017, el que había batido récords históricos de sequía.

 

La situación del Negratín, en la comarca de Baza, provincia de Granada, es especialmente preocupante, encontrándose en situación de prealerta.

Según  datos hechos públicos por Embalses.net, el Negratín cerraba el mes de agosto con tan solo 198.00 Hm3 a fecha 28 de agosto, lo que supone un exiguo 34,92 % de su capacidad de agua embalsada. Una situación que es notoriamente apreciable en sus aguas, hasta el punto de que han quedado al descubierto algunas de las antiguas construcciones que quedaron cubiertas por el agua tras el embalse del agua, con la construcción de la presa en el año 1984, siendo incluso posible el baño en la zona de nacimiento de agua caliente del antiguo balneario. En esta misma semana del año 2019, el Negratín embalsaba un 36,68 por ciento (el 2019 también fue muy seco), porcentaje que subía hasta el 54,14 por ciento en 2018, siendo la medida histórica de los diez últimos años para esta misma fecha del 57,95 por ciento y lo que es más grave el agua embalsada este año es inferior a la que había por estas mismas fechas en 2017, que se consideraba el año más seco de la última década.