EDICIÓN MENSUAL - AÑO XXII
Nº 257 NOVIEMBRE 2020
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

 

Instan a que esta actuación y las actividades complementarias que se generen  sean compatibles, y sostenibles con el territorio y con otras actividades económicas, al tiempo que respetuosas con el mundo rural.

 

© Proyecto Sierra de Baza.

En impacto paisajístico que está suponiendo la línea 400 kV en el paisaje de la Hoya de Baza es manifiesto y puede suponer un lastre futuro de su promoción y desarrollo sostenible. En la imagen, una de las torres que se están colocando, en medio de un olivar, con al Jabalcón al fondo.

 

Asociaciones de Empresarios de las Comarcas de Baza y Guadix, junto con otros colectivos locales, han alertado del falso desarrollismo y expectativas de futuro, que luego no se ajusten a la realidad, que puede generarse por la llamada línea 400kV Baza-Caparacena, una línea de doble circuito, de corriente alterna trifásica y una tensión nominal de 400 kV y las instalaciones secundarias de explotación. Unas infraestructuras que se estiman que pueden ser importantes para el desarrollo del Altiplano, pero a la vez deben ser compatibles, y sostenibles con el territorio y con otras actividades económicas, al tiempo que respetuosas con el mundo rural.

En la nota de prensa dada a conocer por estas asociaciones de empresarios, se destaca como “partiendo de la base que las Asociaciones de Empresarios de Baza, Guadix, Huéscar y AGAPRO, han defendido, defienden y defenderán, su instalación y posterior aprovechamiento de energía eléctrica, estás Asociaciones quieren dejar claro que a la vez, deben de ser respetuosas con el territorio, justas participando económicamente con los propietarios de parcelas utilizadas del mundo rural  y con los Ayuntamientos de la comarca donde se instalen”.

Este mismo comunicado destacan como les consta que AGAPRO, en el año 2018, hizo una moción, en la que indicaba los problemas que nos vamos a encontrar, entre otras cosas defendía, que la instalación eléctrica a realizar se hiciera fuera del terreno no agrícola. También destacan como la tramitación defendía a los agricultores y a la vez las parcelas afectadas que deberían de participar como un comunero más de la administración.

Por otro lado y siguiendo en esta línea, destacan como los Ayuntamientos deben salir compensados del plan energético que se está realizando y de la instalación no sólo de la línea de 400 kV, a la vez también de las instalaciones que se van a realizar de parques eólicos y el de placas fotovoltaicas. Así deberán cobrar el IAE, el ICIO, el IBI especial, la tasa urbanística, además que deben de reservarse el 10% de la participación compensatoria para poder tener su propia energía a coste cero, creando una planta y el 10% de garantía por las instalaciones a realizar en suelo rústico.

Por todo se indicaba que podría crearse una empresa pública de cabida a los propios usuarios, para crear energía y poder ganar dinero de esta inversión.

Los colectivos firmantes insisten que una de las cuestiones más importantes que se defendía es que no se oponían, ni se oponen a la instalación de la línea de 400 Kv, todo lo contrario, lo que se insiste es que todas las instalaciones de producción de energía a realizar y líneas de evacuación a la subestación,  se deben de hacer por suelo rústico de secano que no perjudique a los agricultores, ni al medio ambiente, a la vez que se recalca que la negociación se tiene que realizar con medidas compensatorias, dado el destrozo que pueden producir.

También es de resaltar que entienden que las instalaciones de placas fotovoltaicas, que se pretende ubicar en suelo agrícola, son perjudiciales para el sector agrario ya que habría una pérdida de suelo agrario, pérdida de empleo agrícola y una pérdida de recursos hídricos, por lo que se deben de adoptar todas las medidas necesarias para evitar dentro de lo posible esta repercusión negativa y ser respetuosos con el medio ambiente.

Los firmantes del comunicado también señalan como uno de los temas importantes, es indicar la importancia de que no se declaren de interés público las instalaciones a realizar después de la puesta en servicio de la línea de 400 Kv., ya que este hecho podría dar lugar a que se pudieran instalar placas fotovoltaicas en terrenos productivos y perjudicar a nuestra comarca.

 Por todo ello los colectivos que han suscrito este comunicado, señalan como defienden las siguientes líneas de trabajo:

  1. Crear una mesa de trabajo, formada por las Asociaciones de Empresarios indicadas, asesoradas por técnicos competentes, que tengan por objeto defender los intereses empresariales del mundo rural.
  2. Información directa a los afectados por medio de las Comunidades de Regantes de sus derechos y deberes, para el caso de vender o alquilar sus tierras para las instalaciones indicadas.
  3. Reuniones con los Ayuntamientos de la zona, para incidir sobre las posibilidades de disponer de centrales fotovoltaicas para uso público.
  4. Aprovechar las medidas compensatorias, por la ocupación del terreno rural y posibles deterioros.
  5. A la vez y de forma independiente, se debe de indicar a las administraciones correspondientes, la posibilidad de realizar un estudio de Ordenación del Territorio, que regule para el presente y futuro el terreno rural.