Comprar Guía >> |  Mapa Web >> |  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Buscar - Categorías Web
Buscar - Contenido Web

Edición Mensual - Año XXIII | Nº 267  Septiembre 2021

NOTICIAS

imagen de decoración

Proyecto Sierra de Baza presenta alegaciones a los parques eólicos de Cuquillo y Sabroja


Se estima que afectan de una forma importante y no justificada a la Zona de Especial Conservación (ZEC) Sierra de Baza Norte y al propio Parque Natural Sierra de Baza 

© Proyecto Sierra de Baza
Entorno del Cerro de la Alaya(1228 m.), emplazado sobre la ciudad de Baza.
La altura de los aerogeneradores proyectados, a sus pies, en la zona del Llano de la Atalaya, con más de 200 metros de altura, afectarían gravemente al paisaje que es visible desde la propia ciudad de Baza.

Por la Delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía en Granada, se sometido a información pública, la solicitud de autorización ambiental unificada y autorización administrativa previa del parque eólico que se sitúa en los parajes “Llanos de Sabroja”, “Cabezas de Asno”, “Llano de la Atalaya” y “Piedra del Águila”, en el T.M. de Baza que promueve la empresa ENEL Green Power España, S.L.  con un presupuesto total de 40.355.038,46 €.

La zona en que se quiere llevar a cabo esta importante actuación, se localiza en las proximidades de los Llanos de la Atalaya y la Zona de Especial Conservación Sierra de Baza Norte (localizándose a escasos 50 metros los aerogeneradores más próximos), afectando también el emplazamiento y localización de algunos de los aerogeneradores proyectados al propio Parque Natural Sierra de Baza, dentro de cuyo perímetro aparece prevista su instalación.

Una actuación con un especial impacto paisajístico y afección a la fauna silvestre

© Proyecto Sierra de Baza
Estepa cerealística, en una de las zonas en la que quiere implantarse el parque eólico de los Llanos de Cuquillo, con la ZEC Sierra de Baza Norte al fondo. El interés de la fauna de invertebrados presente en toda esta zona es muy alto.
 

En las alegaciones presentadas por Proyecto Sierra de Baza, dejamos constancia de cómo aun cuando apoyamos y defendemos el uso e implantación de las energías renovables, ello debe de ser garantizando el menor impacto paisajístico, y la menor incidencia posible en la vegetación y en la fauna silvestre, también que no tenga un impacto negativo socio-económico con el territorio en que se implante.

Por lo que dejando claro que nuestra asociación, Proyecto Sierra de Baza, no está en contra, sino todo lo contrario, de los usos e implantación de las energías renovables, las que se caracterizan por funcionar con fuentes de energía que poseen la capacidad de regenerarse por sí mismas y, como tales, ser teóricamente inagotables, si se utilizan de forma sostenible, por lo que estamos a favor de la sustitución de las energías fósiles por energías alternativas no contaminantes como las fotovoltaicas o las eólicas, que son claramente beneficiosas para la reducción de la emisión de los gases de efecto invernadero, lo que está unánimemente admitido como inductores del cambio climático, sin embargo ello no puede ser un cheque en blanco para el establecimiento de actividades de este tipo en territorios sensibles y con altos valores ecológicos y medioambientales a proteger, como son los pretendidos para la implantación de estos parques eólicos, encontrando muy cuestionable y contraproducente la idoneidad de la ubicación de la actividad pretendida, que no solo supone una grave y manifiesta afección paisajística, sin prever soluciones paliativas efectivas, ya que por la magnitud de los aerogeneradores que se quieren instalar, con un rotor de 170 metros de diámetro y una altura total de 215 metros, al sumarle la separación de las palas del suelo (45 metros), tal y como se reproduce de forma gráfica en la siguiente figura, tomada de la pág. 33 del ANEXO III AL ESTUDIO DE IMPACTO AMBIENTAL (RIESGO PARA LA FAUNA VOLADORA) que se presenta de forma conjunta para estos y otros parques eólicos de la zona:

Imagen tomada de la pág. 33 del Anexo 3 del EIA en el que se refleja gráficamente la altura total de los aerogeneradores proyectados, los que alcanzaran los 215 metros de altura. 

El parque eólico quiere instalarse a escasos 50 metros de la Zona de Especial Conservación (ZEC) Sierra de Baza Norte  

© Agustín de Orduña
Panorámica de una de las zonas elegidas para la implantación de los aerogeneradores, en el Llano de la Atalaya, con la ciudad de Baza a sus pies y la ZEC Sierra de Baza Norte en las proximidades.

En las alegaciones presentadas, destacamos como a escasos 50 metros de la zona pretendida para estos parques eólicos, como así se reconoce en la pág. 79 del ANEXO III del E.I.A. se localiza la Zona de Especial Conservación de la Sierra de Baza Norte (ES6140010), un ecosistema singular, que se encuadra dentro de la Red Básica de la infraestructura verde en el grupo de espacios Red Natura, N 06 de la Media Montaña Bética, la que fue declarada como Zona de Especial Conservación con funciones de conectividad ecológica e infraestructura verde por Decreto 105/2020, de 28 de julio, publicado en el BOJA Extraordinario núm. 47, 1 de agosto de 2020, destacando  en el Decreto de aprobación, los matorrales y pastizales por su importante papel desde el punto de vista de la conectividad y por la protección del suelo frente a la erosión. Además, se destaca en el Decreto de aprobación, como esta zona proporciona refugio y alimento a una gran variedad de invertebrados y reptiles, siendo una zona muy importante para la avifauna, donde están presentes numerosas aves como el búho real, halcón peregrino, carraca europea y varias especies de paseriformes. La abundancia de claros y zonas despejadas hace de esta zona un lugar, en general, adecuado para los reptiles, siendo habitual la presencia de lagartija colilarga, lagartija ibérica, lagarto ocelado, culebra bastarda y culebra de escalera. Respecto a los mamíferos, destacan el murciélago orejudo gris, garduña, cabra montés, jabalí y ciervo.

La conectividad ecológica de este territorio con la Sierra de Baza y la Hoya de Baza se verá gravemente afectada

© Proyecto Sierra de Baza
Parque Eólico de Los Morrones, visto desde el paraje en que quiere implantarse el Parque Eólico de los Llanos del Cuquillo, separado por la A-92N, que divide la zona. La imagen ilustra de la densidad de aerogeneradores que ya hay instalados en la zona

Como se destaca en la pág. 47 del Plan de Gestión, la ZEC Sierra de Baza Norte limita con la ZEC y Parque Natural Sierra de Baza, constituyendo un lugar de paso para especies migradoras, así como un lugar importante como cazadero y área de dispersión de juveniles de diversas rapaces forestales y córvidos rupícolas, nidificantes en el colindante Parque Natural y la ZEC Sierra de Baza, de forma que si a 50 metros del límite de esta Zona de Especial Conservación se instalan una barrera de gigantescos aerogeneradores, como pretende la solicitante de estos macroparques eólicos, se estará rompiendo la conectividad de este territorio.

La siguiente imagen, tomada de la cartografía del Parque Eólico Llanos del Cuquillo, permite comprobar como los aerogeneradores previstos al norte de la ZEC rompen al conectividad del Parque Natural Sierra de Baza con la ZEC Sierra de Baza Norte y con  la Depresión de Guadix-Baza de Norte a Sur, y viceversa que es la habitual ruta seguida por las aves migratorias para moverse entre Europa y África en nuestra zona, dada la densidad de aerogeneradores proyectados en este territorio:

Pulsar sobre la imagen para ampliarla
Ubicación de los diferentes aerogeneradores ya instalados y los previstos en la zona, con una densidad tan alta que rompe la conectividad de la fauna en el territorio en sus desplazamientos Norte-Sur-Norte, que son los utilizados por las aves migratorias en los vuelos pre y postnupciales en nuestra zona.

Una ZEC que quedaría enjaulada por torres de más de 200 metros de altura

Pulsar sobre la imagen para ampliarla
Ubicación pretendida de los aerogeneradores del Parque Eólico Llanos de Sabroja, en las proximidades de la Zona de Especial Conservación Sierra de Baza Norte, que queda al sur, rompiendo la conectividad del territorio con la Depresión de Baza y el Parque Natural Sierra de Baza Código ES6140001). A destacar como uno de los aerogeneradores proyectados queda dentro del territorio del Parque Natural Sierra de Baza, un espacio protegido que además  está incluido en la Red Natura-2000 

Si consideramos también la ubicación proyectada en esta misma zona para el Parque Eólico Sabroja, emplazado más al oeste de los Llanos de Cuquillo y como práctica continuación de uno y otro parque eólico, podemos comprobar como la ZEC Sierra de Baza Norte queda enjaulada  entre las gigantescas torres de los aerogeneradores, rompiendo al conectividad ecológica y medioambiental de tan importante lugar con el Parque Natural Sierra de Baza, con el que limita por el sur, y la Hoya de Baza, por el Norte, en la que se localizan la generalidad de los aerogeneradores que se quieren implantar, sin tener presente que la Hoya de Baza, se encuentra dentro de los hábitats con interés comunitario, como se destaca en las «Bases ecológicas preliminares para la conservación de los tipos de hábitat de interés comunitario en España» (2009, Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino), donde se recoge a la Hoya de Baza entre los territorios que requieren especial atención.

Una especial incidencia en la fauna de aves

© Agustín de Orduña
Panorámica aérea de la zona de Los Llanos del Cuquillo, con la ZEC Sierra de Baza Norte a media altura y el Parque Natural Sierra de Baza al fondo. Un paisaje de enorme interés geológico y cultural que ha merecido el reconocimiento de  la UNESCO y en el que está proyectada esta actuación, con grave impacto paisajístico y medioambiental.

 En las alegaciones presentadas, también indicamos como en el Plan de Gestión de la ZEC Sierra de Baza Norte, se destaca -pág. 42- la abundancia de claros y zonas despejadas que hacen de esta zona un lugar, en general, adecuado para los reptiles, siendo habitual la presencia de lagartija colilarga (Psammodromus algirus), lagartija andaluza (Podarcis vaucheri), lagarto ocelado (Timon lepidus), culebra bastarda (Malpolon monspessulanus) y culebra de escalera (Rhinechis scalaris). Especies que deben de merecer un a especial consideración, ya que aunque no puedan verse directamente afectadas por las plantas eólicas proyectadas, sí se incluyen dentro de la dieta de alimentación de especies de aves como el águila real, águila culebrera, cernícalo y otras rapaces, que acuden a este territorio para su caza, por lo que si tuvieran que atravesar los aerogeneradores proyectados en el límite de la ZEC, a modo de barrera, podrían verse especialmente afectados por los gigantescos aerogeneradores proyectados en su perímetro norte, con el riesgo de impacto y muerte de estas especies protegidas, al acudir a alimentarse a este territorio de caza, lo que de hecho es admitido en el EIA -pág. 125, párrafo primero del ANEXO I, indicando al efecto como “El territorio donde está proyectado el PE es utilizado por numerosas especies como área de campeo, zona de paso, zona de cría, refugio, etc.; las cuales podrían abandonar temporalmente la zona, desplazándose a lugares próximos en los que disfruten de más tranquilidad, produciéndose así un efecto vacío”. Efecto vacío que nos tememos que se produzca de implantarse estos magnos parques eólicos no solo sea temporal, como indica el EIA para no tomar medidas paliativas algunas, sino definitivos, con grave incidencia en la fauna y en la biodiversidad animal del territorio afectado. 

Incidencia sobre la fauna de aves que, de hecho, es admitida en el propio Estudio de Impacto Ambiental del conjunto de estas actividades, en el que  se reconoce -pág. 107 del Anexo I del EIA- apartado de “ALTERACIÓN DEL HÁBITAT DE LA FAUNA”, destacando que: 

La presencia de infraestructuras representa una importante alteración de las características ecológicas de los hábitats esteparios, contribuyendo a fragmentar las poblaciones de aves esteparias, al actuar como barreras que limitan el movimiento de los animales y el intercambio genético.

Algunas de las especies más sensibles como el sisón o el aguilucho cenizo evitan las áreas próximas a cercados, carreteras, autopistas, PPEE y las instalaciones industriales fotovoltaicas, por lo que este tipo de infraestructuras lineales representa, en la práctica, una pérdida de hábitat disponible.

Pérdida de hábitat disponible, que parece no es importante para la empresa promotora, la que obvia como aun cuando el paisaje estepario en que se pretende llevar a cabo esta actuación, se vería notoriamente afectado,  sin embargo no solo no se descartan estos parques eólicos, como tenía que haber hecho, sino que no llega a proponerse medidas paliativas -si las hubiera, que no las hay- para paliar sus dañinos efectos, limitándose a decir que -pág. 125 del Anexo I del EIA- que no se producirá un efecto barrera con la actuación proyectada, ya que estima que “no hay una pérdida absoluta de conectividad” (hemos destacado la palabra “absoluta”, ya que la filosofía de los redactores del E.I.A. al que nos oponemos, poniendo claro que las medidas paliativas o excluyentes solo deberían tomarse cuando los efectos fueron absolutos, cuando evidentemente no es así), destacando para rechazar esta pérdida de conectividad que la envolvente de la superficie de 5 Kms. que ocupa el territorio en que se localizan los parques eólicos proyectados tienen una superficie entorno al 1%, cuando si se examina la cartografía de la localización de estos parques eólicos, unidos a los aerogeneradores que ya existen en esta misma zona del territorio, permite apreciar su masificación, y como están emplazados de tal forma, para captar las corrientes de vientos dominantes en la zona, que bloquean de forma manifiesta los movimientos migratorios entre esta zona y las limítrofes, con incidencias muy dañinas en la fauna de aves.

Afecciones al Geoparque Mundial de la UNESCO

© Agustín de Orduña
Zona del pie de monte de la Atalaya donde se proyectan algunos de estos aerogeneradores, cuya altura superaría la de la cubre de la Atalaya
 

No se contiene en la información que se ha hecho pública en relación  con estos proyectos, la mínima referencia a que con fecha 10 de julio de 2020, fue declarado Geoparque Mundial de la Unesco el Geoparque de Granada, dentro del que se enmarca, en toda su extensión, la zona donde se ubican las diferentes actuaciones.

Según la ley 42/2007 de 13 de diciembre del Patrimonio Natural y la Biodiversidad en su artículo 50, define a los Geoparques como áreas protegidas por instrumentos internacionales (apartado e).  Atendiendo a la definición del documento de UNESCO Global Geoparks, los Geoparques son áreas únicas, geográficamente unificadas con lugares y paisajes geológicos de relevancia internacional que son gestionados desde una perspectiva holística de protección, educación y desarrollo sostenible.

Según la UNESCO, un Geoparque Mundial utiliza su patrimonio geológico en conexión con todos los demás aspectos del patrimonio natural y cultural del territorio, para mejorar el conocimiento y comprensión de los problemas cruciales de la sociedad, como el uso sostenible de los recursos de nuestro planeta, la mitigación de los efectos del cambio climático y la reducción de los impactos de los desastres naturales. Creando una conciencia de la importancia del patrimonio geológico de un territorio a lo largo de su historia y sociedad actual, los Geoparques Mundiales de la UNESCO proporcionan a la población un sentimiento de orgullo en su región y fortalecen su identidad con la zona. La creación de empresas locales innovadoras, nuevos empleos y formación de alta calidad, estimulan nuevas fuentes de ingresos a través del geoturismo, al tiempo que garantiza la protección de los recursos geológicos del territorio.

Funciones teleológicas del Geoparque, que sin duda se verían muy comprometidas con la implantación de todos los parques eólicos proyectados en este territorio, unido a los que ya vienen funcionando, con un impacto ambiental y paisajístico manifiestamente grave, consideraciones por las que, entre otras, nos hemos opuestos de forma fundada y motivada a este proyecto, por la grave y dañina incidencia que tendría el mismo en el paisaje y la fauna de este territorio especialmente protegido.

  • Creado el


logo proyecto sierra de baza

Copyright © 1999-2021 Proyecto Sierra de Baza.
Reservados todos los derechos. Cualquier reproducción total o parcial debe contar con autorización expresa.
Ver Mapa Web >>

Publicación 100 % No subvencionada y sin publicidad.
Webmaster: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Nueva Web 2021 y Diseño: Jose Navarro - Baza Web App
Aviso Legal >> | Privacidad & Cookies >>