Skip to main content

Comprar Guía >> |  Mapa Web >>Buscar >>Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. |

Edición Mensual - Año XXVII | Nº 298 - Abril 2024

NOTICIAS

imagen de decoración

Fichas de Mariposas del Parque Natural Sierra de Baza y su entorno

Chupaleches (Iphiclides feisthamelii)


Por Agustín Orduña

preview
© Agustín Orduña 

Descripción 

preview

Iphiclides feisthamelii, vulgarmente llamada chupaleches, es una de las mariposas más grandes y vistosas de nuestro país, pudiendo alcanzar los 10 cm de envergadura. Existe dimorfismo sexual.

Las alas delanteras son de color crema-amarillento y se encuentran surcadas por bandas negras que se van estrechando desde el borde a la base del ala.

Las alas posteriores presentan unas llamativas prolongaciones en forma de colas que en su base se encuentran flanqueadas por escamas de color azul metálico.

La zona anal presenta unos ocelos de color negro en la base y rojizo en su borde superior, dotados de una lúnula azul metalizada en su interior.

Las alas posteriores son similares.

Las hembras presentan tonalidades más amarillentas y su tamaño es considerablemente mayor.

Los ejemplares de generaciones posteriores son de mayor tamaño y apreciablemente más claros.

Se trata de una especie fácilmente reconocible que no presenta posibilidad de confusión con ninguna otra dentro de los imagos de la Sierra de Baza.

Ciclo biológico y alimentación

preview

Vuela en dos o tres generaciones, es una especie (Polivoltina):

  • La primera generación, tiene lugar a lo largo de la primavera; y
  • La última generación, puede completarse entre el verano y parte del otoño.

Las hembras recorren infatigablemente sus hábitats para realizar puestas de uno o dos huevos sobre sus plantas hospedadoras.

Las orugas nacen en pocos días (1 a 4 semanas) y se alimentan de manera preferente de la hoja de especies del género Prunus, entre las que encontramos diversas especies cultivadas.

Las orugas no miden más de 4 cm., son gordas y rechonchas, con una coloración verde con dos pequeñas manchas y otras dos más grandes en el dorso.

Más tarde cambian su coloración a verdoso con una banda amarillenta en el dorso y bandas laterales amarillentas con puntos rojos. Poseen un osmeterio, que es un órgano defensivo que despliegan al sentirse amenazadas y con el que emiten sustancias repelentes.

Las orugas, después de aproximadamente 40-45 días realizan la crisálida junto a su planta nutricia.

Hiberna en el interior de la crisálida, que se adosa con hilos de seda en tallos gruesos de la planta nutricia o directamente entre la vegetación de su base.

Los adultos ostentan un vuelo potente, rápido y con largos planeos, y pueden obtener néctar de una considerable diversidad de plantas.

Los imagos se alimentan con las flores de cardos mientras que las orugas se alimentan preferentemente con las hojas de rosáceas del género Prunus: melocotonero, endrino, almendro, cerezo, ciruelo, albaricoquero, espino albar, serbal silvestre y otros árboles frutales como el manzano y el peral.

Distribución y hábitat

preview

Esta especie presenta una extensa distribución en el sur de Europa y el norte de África y en consecuencia los hábitats que puede ocupar son variados., hasta los 2.400 m de altitud.

Entre los más característicos en Sierra de Baza, están las áreas agrícolas abandonadas que se intercalan a lo largo de toda la orla forestal y el matorral espinoso con Crataegus monogyna, C. granatensis, Lonicera sp. y Rosa sp. de las zonas húmedas del piso supramediterráneo. Estos parches suelen estar salpicados de matorrales espinosos y de otros tipos y bordeados de arbolado de diferente tipología.

Los pinares con un mayor grado de naturalización y los encinares también suelen albergar a esta especie ya que en ellos es habitual la presencia de plantas nutricias y, lo que suele ser menos limitante, de fuentes de néctar.

Comportamiento

preview

Un comportamiento no exclusivo, pero sí bastante habitual, de esta especie es la realización de “hilltopping”, vuelos repetitivos en torno a pequeños collados y cimas.

Los machos adultos son muy territoriales, y recorren sus dominios continua e incansablemente tanto para expulsar a otros machos intrusos como para aparearse con la primera hembra que entre  en su territorio.

Tras la cópula el macho apenas vivirá 4 ó 5 días, mientras que la hembra vivirá aún dos o tres semanas más hasta que deposite su puesta sobre la planta nutricia y consuma todas sus energías.

Tiene un marcado carácter dispersivo, por lo que es posible encontrarla en cualquier hábitat, incluido el urbano, donde busca plantas ornamentales ricas en néctar.  

Agustín Orduña
Fotógrafo de naturaleza

Fuentes: Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía.

  • Creado el .