Skip to main content

Comprar Guía >> |  Mapa Web >>Buscar >>Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. |

Edición Mensual - Año XXVII | Nº 296 - Febrero 2024

NOTICIAS

imagen de decoración

Hábitats de Interés Comunitario del Parque Natural Sierra de Baza y su entorno (XIX)

Prados calcáreos cársticos o basófilos de alysso-sedetalia (*)


Código de la Unión Europea: 6110

Por José Ángel Rodríguez 


© José Ángel Rodríguez
Hábitat característico de una zona de prados calcáreos cársticos en la Sierra de Baza. 

PROYECTO  SIERRA DE BAZA
01/09/2023

Integran este Hábitat de Interés Comunitario, pastizales propios de suelos calcáreos o calizos, lo que se complementa con el término kárstico, que se refiere a que este tipo de prados se desarrollan sobre superficies originadas por meteorización química de rocas como caliza, dolomía, aljez (yesos carbonatados), etc., compuestas por minerales solubles en agua.

Según la publicación “Bases ecológicas preliminares para la conservación de los tipos de hábitat de interés comunitario en España”. Madrid: Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino, 2009, se trata de formaciones pioneras abiertas y xerotermófilas, propias de rellanos calcáreos o ricos en bases y oquedades rocosas con abundante grava, dominadas por pequeñas crasuláceas perennes pertenecientes al orden Alysso-Sedetalia. Estas formaciones corresponden a etapas iniciales de la sucesión de los diversos tipos de vegetación permanente sobre litosoles asociados a zonas templadas y mediterráneas.

Distribución de este hábitat a nivel comunitario andaluz


Lugares de Interés Comunitario donde está presente este HIC, según la publicación “Bases ecológicas preliminares para la conservación de los tipos de hábitat de interés comunitario en España”. Madrid: Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino, 2009.

A nivel comunitario de Andalucía está insuficiente estudiado este HIC, de modo que en  la publicaciónGuía de Identificación de Hábitats de Interés Comunitario de Andalucía” (Junta de Andalucía. Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible. Secretaria General de Medio Ambiente, Agua y Cambio Climático, 2020), no llega a ser citado, aunque está presente en todas las sierras calizas de la zona más oriental, también en la zona basal de la cara norte de la Sierra de Baza. 

Principales características de este hábitat de interés comunitario 


© José Ángel Rodríguez
La presencia de crasuláceas es propio y característico de este HIC.

Estos pastizales de interés comunitario presenta una amplia distribución en la Península y las Baleares, y por esta razón se encontraría representado en las zonas de rocas calizas de las regiones biogeográficas Alpina, Atlántica y Mediterránea. Este tipo de hábitat se encuentra mejor caracterizado en las zonas mediterráneas por la alianza Sedion micrantho-sediformis.

El condicionante primordial para el desarrollo de este tipo de comunidades vegetales es la falta de sustrato, por lo que colonizan litosoles calcodolomíticos o volcánicos poco desarrollados, lo que se traduce en la escasez de materia orgánica y humedad.

En cuanto al clima, la mayor parte de las comunidades representadas en la alianza Sedion micranthosediformis son exclusivas de territorios infra a supramediterráneos, mientras sólo una pequeña parte de ellas correspondiente a la alianza Alysso-Sedion albi tiene distribución atlántico-medioeuropea y alpinopirenaica y meso-orotemplada.

Las comunidades propias de la región mediterránea se corresponden con la alianza Sedion micrantho-sediformis, las cuales incluyen el mayor número de asociaciones establecidas para este tipo de hábitat. Las plantas crasas más habituales en estos medios son algunas especies del género Sedum típicamente colonizadoras de sustratos básicos secos, duros y más o menos horizontales, como Sedum album, S. gypsicola, S. dasyphyllum o S. sediforme, viniendo acompañado de plantas anuales de los géneros Saxifraga, Arenaria, Campanula y Linaria, principalmente.


© José Ángel Rodríguez
Campanula de roca (Campanula decumbens), en un prado calcáreo cárstico de las Sierra de Baza.

Fauna presentes en este HIC


© José Ángel Rodríguez
Cogujada común (Galerida cristata) fotografiada en una zona de prados cársticos de la Sierra de Baza, en floración primaveral.

Este tipo de hábitat suele presentarse en fragmentos de poca extensión, por lo que su fauna no es específica, siendo la propia de espacios abiertos secos, o compartida con otros pastos secos y matorrales con los que contacta.

Los reptiles, por las condiciones de aridez y sequedad es el grupo más representativo. Están también muy bien representados los insectos, con abundancia de insectos fitófagos, como ortópteros, coleópteros, hormigas granívoras, o lepidópteros especializados en el consumo de gramíneas en su fase larvaria, como varios satíridos, hespéridos, noctuidos, etc., muchos de ellos especies endémicas.

Aun cuando la fauna de aves específica de este HIC, es muy reducida y especializada, con la totovía (Lullula arborea), la alondra común (Alauda arvensis) o la cogujada común (Galerida cristata), como especies más abundantes y características, también suelen desplazarse aves procedentes de terrenos adyacentes en busca de insectos de  alimentación adicional, especialmente en la época de primavera, en que más abundan por la explosión vegetal. 

Valores de este HIC y consejos de gestión


© José Ángel Rodríguez
Aunque la mayoría de comunidades de este orden se encuentren dominadas por crasuláceas perennes, hay que tener en cuenta que también forman parte de este HIC plantas anuales de gran interés botánico y belleza. 

Estos pastizales, que aparecen dominado por plantas crasas y especies de cariofiláceas no tienen un elevado valor pastoral por sí mismas, pues estas plantas no son apetecibles por el ganado. De hecho, en los trabajos revisados sobre valor pastoral de prados, estas comunidades, nunca han sido consideradas, debido a la escasez de biomasa y falta de palatabilidad (Marinas, 2002; Gañan et al., 2003; Marinas et al., 2005; Gartzia et al., 2005). Sin embargo, a pesar de su poca representatividad porcentual, existen algunas especies acompañantes conformadas por gramíneas anuales como Poa pratensis, leguminosas como Lotus corniculatus o Medicago mínima y algunas compuestas como Artemisia alba, Artemisia campestris, Centaurea scabiosa, Micropyrum tenellum o Taraxacum erytrospermum, que aportan algo de forraje nutritivo para el ganado mediante su mayor calidad.

Como se destaca en la publicación, “Bases ecológicas preliminares para la conservación de los tipos de hábitat de interés comunitario en España”. Madrid: Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino, 2009, que ha sido utilizada para la documentación de este artículo, este tipo de hábitat en general no está alterado, aunque en zonas con alta carga ganadera se pueden observar que las especies predominantes son afectadas por el ramoneo. Como cualquier otro tipo de hábitat rupícola puede verse alterado por acciones extractivas impacto que se ha visto incrementado en las últimas décadas, por actividades extractivas de rocas calizas para ornamentación y construcción, por lo que debe de ser objeto de un especial seguimiento, para la preservación de este HIC y de sus valores naturales.

  • Creado el .