Skip to main content

Comprar Guía >> |  Mapa Web >>Buscar >>Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. |

Edición Mensual - Año XXVI | Nº 300 - Junio 2024

NOTICIAS

imagen de decoración

Etnobotánica de la Sierra de Baza: Madreselva de los bosques (Lonicera periclymenum


 © José Ángel Rodríguez
Frutos otoñales de la madreselva de los bosques, con su característico color rojizo al madurar.

 

PROYECTO  SIERRA DE BAZA
01/10/2023

Es un arbusto trepador caducifolio de ramas flexibles y largas, las jóvenes no lignificadas son algo pelosas. sus hojas son opuestas, simples, libres, limbo lanceolado-elíptico, pecioladas las inferiores, sentadas las superiores y contienen pilosidades por los dos lados de sus hojas, de un color verde oscuro en el haz y algo más claras y pilosas por el envés.

Las flores aparecen formando pequeños ramilletes, con la corola tubular de hasta 4 o 5 cm, de color blanco o blanco amarillento y tonos rojizos con forma de trompeta. Tienen 5 estambres que sobresalen de manera muy visible.

El fruto es una baya ovoide, que en un principio es de color verde y luego al madurar, al final del verano, se torna de un rojo brillante.

Crece en ambientes frescos, setos y riberas, encontrando su óptimo entre los 700 y 1.600 metros de altitud.

En la Sierra de Baza, la podemos encontrar en el curso de los principales ríos y arroyos, formando parte de la vegetación de ribera.

Su zona de distribución natural, se extiende por toda Europa occidental (desde Suecia por el norte a la Península Ibérica por el Sur).

Usos etnobotánicos


© James Gaither
Detalle de la flor de la madreselva de los bosques.

El único uso de esta planta en la actualidad es el ornamental, siendo objeto de comercialización para su cultivo en jardines, principalmente como enredadera de vallas y setos, por la belleza de sus flores y lo atractivo de sus frutos para la fauna silvestre. También es utilizada como planta melífera, al ser muy visitada por las abejas en su polinización, ya que sus atractivos frutos rojos (unas bayas) son tóxicos para el hombre, aunque los consume la fauna silvestre, particularmente las aves, para los que son muy apreciados, pudiendo producir en el hombre trastornos digestivos, cardíacos o incluso la muerte si son consumidos en grandes cantidades.

  • Creado el .