Skip to main content

Comprar Guía >> |  Mapa Web >>Buscar >>Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. |

Edición Mensual - Año XXVII | Nº 298 - Abril 2024

NOTICIAS

imagen de decoración

Los colores del otoño



© Proyecto Sierra de Baza
Paisaje otoñal del Parque Natural Sierra de Baza. Fábrica de Pardo.

El pasado 23 de septiembre, a las 8:50 horas, comenzaba el otoño, una estación que se prolongará hasta el 22 de diciembre con la llegada del invierno.

El otoño es una estación particularmente vistosa y colorida, en la que nuestros bosques caducifolios cambian el color del follaje de sus hojas, hasta ahora dominada por la gama de tonos verdes, para dar paso a toda una paleta de cromáticos colores que van desde el amarillo al rojo, pasando por los tonos anaranjados y ocres. Todo un deleite visual para nuestros sentidos.

Pero sí sabemos que este es el espectáculo al que vamos a asistir en las próximas fechas, menos conocido es por qué cambian los árboles los colores de sus hojas en otoño, antes de depositarse en el suelo. Respuesta que hemos encontrado en algunas publicaciones científicas* y que vamos a tratar aquí con los deseos de que se conozca un poco mejor esta pequeña maravilla que es el color del otoño en los bosques caducifolios.

El sueño invernal de los árboles caducifolios


© Proyecto Sierra de Baza
El bosque caducifolio parece querer tintarse de colores con la llegada del otoño.

Cuando el verano acaba y llega el otoño, los días se hacen cada vez más cortos y la luz es cada vez menos intensa. Es el momento en que los árboles "saben" que se deben preparar para el invierno y entrar en una especie de sueño (estado de senescencia) del que despertarán en la primavera cuando aumenten las temperaturas y las horas de luz. Las modernas técnicas de cultivos intensivos han aprendido a superar esto, manteniendo la luz de las plantas o regulando ésta, según sus intereses comerciales, por lo que se consiguen falsas estaciones, a las que se adaptada el árbol o el arbusto.

Cuando llega el invierno no hay la suficiente luz o agua como para hacer la fotosíntesis. Los árboles descansarán y vivirán con el alimento que almacenaron durante el verano y las hojas que son prácticamente un esqueleto de celulosa y lignina en ésta época del año, caen solas, al desprenderse del haz de vasos conductores del que recibían alimento, por la sola acción del viento, lo que puede prolongarse a lo largo de 3 a 6 semanas.

Con la llegada del otoño la clorofila de las hojas desaparece y, poco a poco, a medida que su color verde se desvanece, empezamos a ver colores naranjas y amarillos. Estos colores ya existían durante el verano, pero no los podíamos ver porque quedaban cubiertos por el verde de la clorofila, mientras que otros colores de tonos rojos brillantes y los lilas corresponden a sustancias fabricadas exclusivamente en otoño, llamadas antocianinas, lo que es propio de algunos árboles como el álamo temblón del que aparecen algunas hojas en la foto que ilustra este artículo, en cuyas hojas queda atrapada cuando la fotosíntesis se para y es la luz del Sol y el frío de las noches otoñales lo que hace que la glucosa se vuelva roja.

*Puede ampliarse información sobre el tema en el libro “El Árbol” de BERNARD  FISCHASSER. Editorial Drac. 2ª Edición. Madrid, 2004 (páginas 64-66)

  • Creado el .